domingo, 2 de agosto de 2015

Las Hermanas del Corazón de Jesús Sacramentado en Autlán

Fachada del asilo, sede de la congregación.

Uno de los primeros asentamientos españoles en Autlán fue el que establecieron los frailes franciscanos en el actual barrio de Las Montañas, donde en 1533 construyeron un hospital para indios con una capilla contigua, en el espacio que actualmente ocupa la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe. Los franciscanos administraron esos servicios durante más de tres siglos, lapso durante el cual las primitivas construcciones de madera fueron sustituidas por las actuales "de material" que, con restauraciones recientes, aún se encuentran en servicio: la mencionada parroquia y el Asilo para Ancianos, ubicado sobre la calle de Leandro Valle.
En el año de 1900 llegaron a hacerse cargo del hospital los frailes de la Orden del Santísimo Redentor, llamados redentoristas, acontecimiento que quedó registrado en la placa de madera que todavía puede verse en los pasillos del asilo.


Alrededor del año de 1931 esta responsabilidad pasó a la orden de las Hermanas del Corazón de Jesús Sacramentado, quienes se mantienen al frente de ella. A principios de esta semana platiqué con la madre Beatriz Rubio Núñez, quien cumple 50 años de su consagración y me contó la historia de esta orden religiosa y su trabajo en Autlán.

La orden de las Hermanas del Corazón de Jesús Sacramentado fue fundada en 1918 por el futuro santo José María Robles Hurtado en la ciudad de Nochistlán, Zacatecas, donde se encontraba desde dos años antes como párroco. Al fundador de la orden la madre Beatriz lo define como "un enamorado del corazón de Jesús en la eucaristía".
En 1920 José María Robles es trasladado a Tecolotlán, Jalisco, con parte de la recién fundada congregación. A mediados de esa década, ya durante la administración del presidente Plutarco Elías Calles y ante la creciente tensión entre la Iglesia y el gobierno federal, el arzobispo de Guadalajara, Francisco Orozco y Jiménez, ordena al padre Robles que las Hermanas regresen temporalmente con sus familias. Entre ellas se encontraban Margarita y Francisca Vergara Chávez, parientes de la señora Sara Chávez, madre de don Antonio Alatorre, quien vivía en Autlán y las recibió en su casa. Esto aconteció en el año de 1926, año que se considera el de la llegada de la orden a Autlán.
Los primeros benefactores de la orden en Autlán fueron los sacerdotes Luis Orozco y Mateo Tapia, además de las señoras Benita y Calixta Pelayo, quienes ayudaron a las primeras monjas mientras duró el conflicto religioso. En esta época debían las religiosas mantenerse escondidas y vivían de forma muy precaria, al grado de utilizar hojas de naranjo como cubiertos.

Pasillo principal del asilo.
Ya en 1931 ocupan la finca del actual Asilo de Ancianos, sucediendo a los franciscanos y a los redentoristas en su trabajo de asistencia social. Se hacían cargo de atender a enfermos de todo tipo, incluso de enfermedades mentales, y a ancianos desprotegidos, quienes permanecían dentro de sus instalaciones, a veces de por vida.
Con el tiempo su trabajo integró la atención del hospital, el asilo y el colegio contiguo (actual colegio Tepeyac), que ofrecía hasta cuarto grado de primaria. Ahí comenzó la época de mayor actividad de la orden.

Vista del patio del asilo.

Entre las religiosas de esta orden que destacaron por su trabajo en Autlán, la madre Beatriz recuerda a las monjas Amadita, encargada del asilo por 30 años y quien se encargaba sola de la atención de ancianos y enfermos (incluyendo una paciente con enfermedad mental); Manuela y Maura. En el colegio se distinguió la madre María Leonor Ramos por su espíritu de mejoramiento y crecimiento material y la madre Teresa Santana por su trabajo de difusión cultural, con la organización de conciertos y funciones de teatro que se desarrollaban dentro del colegio.

Una representación del Tepeyac.

En los 97 años de historia de la orden ha habido, según la madre Beatriz, 10 o 12 religiosas autlenses. Actualmente la orden pasa por una crisis vocacional; el espíritu que la anima es de amor y sacrificio, difícil de asimilar para las jóvenes contemporáneas, que tienen más opciones para dedicar su vida. Sin embargo, se sigue viviendo el carisma de la orden y las hermanas de mayor edad son un testimonio de vida que las impulsa a seguir adelante.

Oratorio.


Fuentes:
* Testimonio de la madre Beatriz Rubio Núñez.
* Testimonio de la señora Carmen Rubio.
* Bosquejo histórico de Autlán, de Ernesto Medina Lima.

sábado, 1 de agosto de 2015

Abraham Vélez Godoy


Texto y foto proporcionados por la señora Sylvia H. Corona.

Enrique Abraham Vélez Godoy, director concertador, nació el 30 de julio de 1987 en la ciudad de México, hijo de Agustín Vélez Chávez y Margarita Carlos de Godoy Dager. Por línea materna cuenta con raíces autlenses, que se remontan a varias generaciones atrás.
La Escuela Superior de Música ha sido el escenario de su formación. Como instrumentista estudió con el maestro Pablo Gómez; Instrumentación, Orquestación y Análisis con Jorge Torres y la Licenciatura en Dirección Orquestal con el maestro José Luis Bustillos, siendo en 2012 el único en titularse en la historia de la Superior de Música.
Sus guías, el maestro Enrique A. Diemecke con quien ha tomado cursos en dirección orquestal en repertorio sinfónico y el maestro Enrique Patrón de Rueda de quien ha sido alumno y asistente en óperas y ballet como La Boheme, Tosca, Aída y Les Sylphides en Bellas Artes, El Cascanueces en el Auditorio Nacional y en conciertos con la Filarmónica de la Ciudad de México.
En 2007 dirigió la primer producción al aire libre del ballet El Cascanueces en México en el Monumento a la Revolución con más de diez mil espectadores; en 2008 y 2009 conciertos de arias y coros de ópera masivos y funciones en el Teatro de las Artes rompiendo récords de asistencia; en 2010 es invitado a inaugurar el mural conjunto Congresos Constituyentes de Guillermo Ceniceros en el marco de la conmemoración del bicentenario de la Independencia en la Cámara de Diputados, así como El Cascanueces en el Teatro de la Ciudad de México con récord de venta de localidades.
Actualmente es director de la Orquesta Filármónica de las Artes (OFIA), enfocándose a la dirección concertadora de ópera y ballet, compartiendo el escenario con artistas como Amelia Sierra, Jorge Maciel, Paquita la del Barrio, Emma Elena Valdelamar, Jorge Massias, Myrza Maldonado, Isaac Bañuelos, Manuel Herrera Maldonado y agrupaciones como el Coro de la Secretaria de la Defensa Nacional, Coro Convivium Musicum y el Coro Ars Iovialis de la Facultad de Ingeniería de la UNAM. Desde 2008 trabaja con la destacada iluminadora y productora Jesica Elizondo, ganadora de diversos premios nacionales como el INBA-UAM.
Integra al maestro Eduardo Magallanes como compositor y arreglista honorario de la Filarmónica de las Artes, teniendo la exclusividad de algunos de sus arreglos orquestales en México. Así como la difusión de música de compositores mexicanos junto con la SACM como Salvador "Chava" Flores, José Alfredo Jiménez, Fernando Z. Maldonado, Alfonso Esparza, Consuelo Velázquez, Francisco Gabilondo Soler "Cri-Cri", entre otros.
En 2010, junto con el maestro Isaac Bañuelos, crea la Compañía de Ópera de la Filarmónica de las Artes y el Taller de Ópera de las Artes, con el objetivo realizar títulos operísticos de diversos géneros, siempre con elencos jóvenes, sirviendo de semillero de músicos y cantantes en la ópera.

En 2015 cumple ocho años de actividad ininterrumpida en los escenarios y de trayectoria junto con la Orquesta Filarmónica de las Artes en el Teatro de la Ciudad de México Esperanza Iris, donde debutó en 2007.
Entre sus planes con la Filarmónica de las Artes están el inicio de la temporada Otoño-Invierno 2015 el próximo 15 de agosto en el Centro Cultural Universitario, en la ciudad de México, con un repertorio ecléctico que incluye ópera, música clásica, un tributo a Metallica y el estreno de la versión sinfónica de Metro Balderas, de Rodrigo González, en la función del 19 de septiembre.
Para mayor información sobre la Orquesta Filarmónica de las Artes se puede visitar su sitio oficial, en este enlace.

viernes, 31 de julio de 2015

Juan Ignacio Arroyo Verástegui, Benemérito del Mutualismo Nacional


Originario de Ocotlán, Juan Ignacio Arroyo Verástegui llegó a Autlán en 1980 para estudiar el bachillerato en la Escuela Preparatoria Regional de Autlán, donde trabajaban dos de sus hermanas. Enseguida estudió la carrera de Agrónomo Fitotecnista en la recién abierta Escuela de Agronomía (hoy CUCSur). En Autlán ha desempeñado diversos trabajos: desde 1985 es docente en la preparatoria de la UdeG, es integrante de Cruz Ámbar desde el año en que llegó a Autlán, de la que ha sido comandante nacional, y desde 1984 es radioaficionado con licencia de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.
Ingresó a la Benemérita Sociedad Mutualista de Empleados, Obreros y Artesanos (BSMEOA) en 1983, destacándose desde el principio por su actividad: fue secretario durante 4 años, además de tesorero, vicepresidente y presidente de la sociedad. En su calidad de socio mutualista presidió la Federación Regional, que aglutina a las sociedades mutualistas de Jalisco y Colima, y presidió también la Confederación Nacional durante 5 años, siendo el primer socio jalisciense en ocupar su presidencia. La Confederación Nacional es el organismo en el que se reúnen las sociedades mutualistas de todo el país y ha sido presidida por socios de ciudades como Monterrey, Tijuana, La Paz y Celaya, siendo Autlán la única ciudad pequeña en haber ocupado su presidencia. 
El trabajo de Ignacio Arroyo como mutualista también ha tenido trascendencia internacional, al ser secretario fundador y posteriormente vicepresidente de la Organización de las Sociedades Mutuales de América (ODEMA), en Argentina, que reúne a sociedades de 19 países y que forma parte de organismos internacionales como la Organización Internacional del Trabajo, la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS) y ONU Mujeres. Como integrante de ODEMA, Arroyo fue comisionado a la 40 Asamblea General de la OEA en Perú.
Como socio mutualista, Ignacio Arroyo ha obtenido los grados de Mutualista Distinguido de Occidente, Legionario del Mutualismo Nacional, Maestro del Mutualismo Nacional y, desde el pasado 25 de julio, Benemérito del Mutualismo Nacional.
Este último título es otorgado por la Confederación a personas o instituciones que se distinguen en actividades relacionadas con el mutualismo, siendo el grado máximo a que puede aspirar un socio. Entre otros requisitos, el aspirante a benemérito debe tener el grado de Maestro del Mutualismo Nacional por lo menos desde cinco años antes de su nombramiento, ser impulsor de una nueva sociedad mutualista (Arroyo lo ha sido de la Sociedad Mutualista de El Corcovado, El Cacalote y la Laja, conocida como CORCALAJ), realizar un taller con los socios mutualistas sobre algún tema relacionado con el mutualismo, tener una cantidad mínima de asistencia a Congresos Nacionales, entre otros.
Como Benemérito del Mutualismo Nacional se convierte ahora en un asesor, mediador y se obliga a preservar los principios del mutualismo, así como a innovar en la vida social. Debe ahora aplicar su experiencia y sabiduría en beneficio del mutualismo nacional. Para la BSMEOA, el tener entre sus socios a un benemérito implica tener un mayor "peso específico" en el mutualismo nacional.
Según Ignacio Arroyo, actualmente en México hay otros tres Beneméritos del Mutualismo Nacional con vida, dos de ellos en Tijuana y uno más en La Paz y otros doce mutualistas ya fallecidos han sido honrados con este título. En total, solamente 16 beneméritos en 84 años de historia mutualista nacional, lo que da una idea de la dificultad de acceder a semejante grado. La mayoría de los beneméritos han sido socios de ciudades del norte del país, distinguiéndose las sociedades Círculo Mercantil Mutualista de Monterrey y Centro Mutualista de Zaragoza, de Tijuana, con más de un benemérito en su historia.
En Autlán, Ignacio Arroyo es el primer socio mutualista en ser nombrado benemérito. Antes de él hubo cuatro socios que alcanzaron el grado de Maestro del Mutualismo Nacional: Jaime Llamas García, Pablo Morán Real, Silvestre Borbón y Francisco Plazola Cervantes.
Sobre su recién adquirido grado de benemérito, Ignacio Arroyo dice que "es inmerecido" y que "no se necesitan títulos para trabajar por el mutualismo." Es un título que trae consigo mucha responsabilidad y lo toma más como una fuente de nuevas obligaciones y trabajo que como un reconocimiento a su labor mutualista anterior. Dice sentirse "más obligado a tener cuidado con lo que hace y no hace dentro de la sociedad".
En CulturAutlán creemos que este título confirma la importancia de Autlán dentro del mapa mutualista nacional y es un justo reconocimiento al trabajo altruista de Juan Ignacio Arroyo Verástegui.

Ignacio Arroyo con su título de Benemérito del Mutualismo Nacional. LXXXIV Congreso Nacional Mutualista.

miércoles, 29 de julio de 2015

Balance del LXXXIV Congreso Nacional Mutualista



El sábado pasado concluyeron los trabajos del 84 Congreso Nacional Mutualista, reunión que por cuarta ocasión se organiza en Autlán. Hoy platiqué con Héctor Soltero, presidente del Comité Organizador del Congreso para saber sus resultados y los comentarios de los visitantes con respecto a Autlán.
En cuanto a los trabajos, en el Congreso se alcanzaron los objetivos planteados, al lograrse las modificaciones a los estatutos que permitieran modernizar la vida social del mutualismo. Por primera vez en su historia, los mutualistas llegaron al Congreso de Autlán con la intención de hacer una renovación profunda de su reglamentación, que modernizara aspectos importantes de su vida interna. En Congresos anteriores se habían hecho modificaciones muy puntuales, a artículos que ya se veían obsoletos. Uno de los cambios del Congreso de 2015, como lo habíamos mencionado antes aquí, fue la creación de un archivo digital, que incluirá todos los documentos de las sociedades mutualistas de México y que podrá consultarse desde la sede de cualquier sociedad.
Fue importante también la integración y convivencia entre los delegados, logrando así uno de los principios del mutualismo. Los visitantes fueron obsequiados con una muestra de la cultura popular de Autlán, con recorridos de tipo turístico por los lugares más relevantes del municipio y con una fiesta popular en la plaza de toros, con jaripeo, piales corveros, caballos bailadores y la actuación de la cantante Sandy Rodríguez; algo así como una prueba del ambiente festivo de nuestro Carnaval. Todo logrado con un importante trabajo de gestión por parte de los organizadores para conseguir los necesarios patrocinios. Desde luego que los visitantes se fueron contentos, con comentarios en el sentido de que en otras ciudades no ven este tipo de actividades.
Otro aspecto relevante fue el otorgamiento al socio de la Benemérita Sociedad Mutualista de Empleados, Obreros y Artesanos Juan Ignacio Arroyo Verástegui del grado de Benemérito del Mutualismo Nacional, el máximo honor a que puede aspirar un mutualista, siendo el benemérito más joven en la historia.
Autlán se sigue manteniendo así como uno de los pilares del mutualismo nacional.

martes, 28 de julio de 2015

El programa de una función del teatro Orozco, de 1931

Programa del 28 de mayo de 1931 en el teatro Orozco. Colección del señor Arturo Valencia.
Hace poco comentábamos aquí sobre la variedad y vitalidad de la actividad artística en el Autlán de la primera mitad del siglo XX, consistente en conciertos, funciones de cine, teatro y los llamados cuadros plásticos, entre otros.
Gracias a la generosidad de la señora Estela Villaseñor y de la familia Valencia Pelayo el fin de semana pasado tuvimos acceso a la colección del señor Arturo Valencia, autor del libro Autlán Siglo XX. Entre la enorme cantidad de objetos antiguos de la vida cotidiana autlense (un verdadero gabinete de las maravillas), está el programa de la función del 28 de mayo de 1931 del teatro Orozco, antigua Plaza de Gallos (donde tuvo lugar la primera función de cine en Autlán, en el año de 1908) y posteriormente convertido en Cine Lux, actualmente Imprenta Soltero. De la vista de este programa se pueden obtener varias reflexiones. Es inevitable, por ejemplo, observar cómo un pueblo pequeño (menos de 11 mil habitantes en 1930), con comunicaciones muy malas hacia cualquier otro lugar del país, podía tener en funcionamiento dos teatros (el Mutualista se había inaugurado en diciembre de 1929) que presentaban funciones regularmente y con espectáculos variados.
Transcribimos enseguida este programa, por considerarlo de interés para todos los autlenses:

TEATRO
"OROZCO"
AUTLÁN DE LA GRANA, JAL.

EMPRESA ARTÍSTICA

DIRECTOR DE ESCENA M. GUERRERO J.

Hoy Jueves 28 de mayo de 1931.
Sigue el Éxito del Cuadro de la Compañía.

ESPAÑA GUERRERITOS

Suntuosa Función a Beneficio de Mejoras del Mercado, espe-
rando del cultísimo público contribuya con su pequeño Óbolo,
con el noble fin del engrandecimiento de su población.
Venga, Oiga y Verá usted un espectáculo altamente moral.

ORDEN DEL PROGRAMA:

A las 9 P.M.
PRIMERA PARTE

A. Pieza de Música por los simpáticos filarmónicos
LOS CANTARITOS

B. El divertidísimo pasatiempo de gran hilaridad en un acto.
La Nodriza.

¡Noche de Arte, Música, luz y Alegría!
C. La finísima comedia de gracia inimitable y de gran éxito
escrita por don Miguel Echegaray.

"LOS MALOS ESPÍRITUS"

¡A REIR A GOZAR!

D. El bonito Skechts de mucha risa.
EL ESCURCIONISTA.

E. Monumental acto de fin de fiesta.

OJO-OJO

PRECIOS DE CRISIS.

Luneta Preferencia....................................................... 0.40 cs.
Luneta general............................................................. 0.30 cs.
Galería.......................................................................... 0.15 cs.

Muy pronto, el sensacional acto "LA DECAPITACIÓN DE DOS SEÑORITAS" a la vista del público.

lunes, 27 de julio de 2015

Próximo concierto de metal en Autlán


El metal es un subgénero del rock prácticamente ausente de la escena local. Aunque hubo un momento, en la segunda mitad de los años 1990, en que los grupos de rock locales estaban influenciados más bien por esta forma de rock, en la actualidad lo que se escucha más bien está orientado hacia el grunge o el punk.
Por primera vez en varios años, el próximo 15 de agosto se presentará aquí una banda metalera en el pueblo: la tapatía Insertion Loss. Este grupo tiene ya cuatro años de carrera, en los que ha tenido presentaciones en festivales importantes como GDL Joven y el Cervantino, además de la gira promocional del Hell and Heaven y el Force Metal Fest, ya dentro de su género musical, junto a bandas como Brujería, Judas Priest y Carcass.
También han abierto conciertos de bandas extranjeras en varias ciudades del país, como Unleash the archers, de Canadá, Sober, de España y Nocturnal Depression, de Francia. En este mes de julio resultaron ganadores en la categoría de metal de los Canica Music Aguords 2015, que también ganaron, en sus respectivas categorías, La Guishi Funk (viejos conocidos de Autlán) y The broken flowers project (a quienes vimos en el festival Nocheztli 2014).
La información del concierto de Insertion Loss se puede consultar en el cartel que aparece arriba, en el que también participarán la banda tapatía Tzolkin y los locales Los Olvidados, con la presentación de nuevas composiciones.
En este enlace puede verse una prueba de Insertion Loss en vivo.

domingo, 26 de julio de 2015

Adiós al edificio del Cinerama


Publicado originalmente en Letra Fría.

Hace algunos días comenzaron los trabajos de remodelación del edificio que por más de 40 años albergó al Cinerama Autlán, para convertirlo en una tienda de telas, según la versión de los albañiles que están ejecutando esos trabajos. Con esto terminaría en unos cuantos meses la vocación que este inmueble tuvo como foro de espectáculos, entretenimiento y actos sociales, que se remonta a casi un siglo atrás.
En diciembre de 1929 se puso en funcionamiento ahí el teatro Mutualista, de soberbia arquitectura, construido por la Benemérita Sociedad Mutualista de Empleados, Obreros y Artesanos, donde el grupo de teatro de la Sociedad representaba obras y se organizaban conciertos, “cuadros plásticos”, funciones de cine, entre otros. A fines de la década de 1960 el magnífico edificio del teatro Mutualista fue destruido para construir el Cinerama que todos conocimos, al estilo de las grandes salas de cine de esa época, con capacidad para más de mil espectadores. La forma de presentar las funciones de cine no cambió prácticamente nada durante el casi medio siglo de vida del Cinerama, con la proyección de un “estreno” semanal, que se presentaba en tres funciones durante todos los días del resto de la semana, con intermedios y en una sola sala, a diferencia de las modernas salas múltiples, con variedad de programas.
El edificio tampoco cambió en estos años: tanto la construcción como los muebles (butacas, dulcería, baños), el anuncio luminoso con su nombre y las marquesinas para anunciar la película de la semana eran prácticamente los mismos desde su inauguración y estuvieron en uso todavía hasta diciembre del año pasado, cuando ocurrió la última función.
El Cinerama no fue solamente una sala de cine: por muchos años fue el principal lugar de entretenimiento de los autlenses, punto de reunión y de referencia. Ahí conocimos, principalmente antes de la llegada de las videocaseteras y otros medios para ver cine en casa, las principales producciones del séptimo arte nacional y hollywoodense. También pudimos asistir a obras de teatro (aquí se presentaron actores célebres como Chespirito y su elenco, Tito Mena, quien sufrió en este escenario un infarto en plena función, que le provocó la muerte, y Gonzalo Vega), a actos académicos de graduación, entre otras actividades.
En los últimos meses el Cinerama, a pesar del esfuerzo de sus administradores por modernizarlo, fue arrollado por la llegada de nuevas opciones para consumir cine, con mejores servicios al mismo precio. Al no poder competir y no haber quien se atreviera a hacer la formidable inversión necesaria para mantenerlo con vida, fue inevitable su cierre y el consiguiente cambio de giro del inmueble, el último gran cine de los tres que llegaron a existir en nuestra región. Con él se va una parte importante de nuestra cultura popular y las vivencias de varias generaciones de autlenses.

Nuestros Santos en Autlán


La noche de este sábado en la pizzería Pizza & Rock de la colonia Echeverría tuvo lugar un concierto de rock con el grupo tapatío Nuestros Santos. El concierto comenzó a las 22:45 hrs. y registró una asistencia de unas 40 personas.
Nuestros Santos ofreció un repertorio de alrededor de diez piezas, con títulos como Mariajuana, Hermano mexicano y Señorita y letras que van desde una frontal crítica social hasta un descarnado y "adolescente" canto a los órganos sexuales femeninos. La calidad de interpretación individual y conjunción del grupo se notan muy bien trabajadas, por lo que podemos considerar a Nuestros Santos ya no como un grupo en formación o improvisado sino como un grupo profesional en toda regla. De hecho, participaron en el Revolution Fest del año pasado, ganando su lugar enfrentando a otras bandas.
En varios elementos, Nuestros Santos muestra una influencia del estilo de Molotov: la forma de interpretación vocal, las letras directas y con constantes alusiones sexuales e, incluso, la alienación, con dos bajos, dos guitarras, batería y tres voces.
Pizza & Rock ya tiene agendados más conciertos con bandas locales y foráneas para el mes de agosto.

viernes, 24 de julio de 2015

Plantación del Árbol del Mutualismo


Esta mañana se llevó a cabo en el jardín Hidalgo uno de los actos rituales más importantes del Congreso Nacional Mutualista, que este año se celebra en Autlán: la plantación del Árbol del Mutualismo. El acto ocurrió a las 11:00 hrs. ante unas 100 personas, entre delegados mutualistas, autoridades municipales y público en general.
Desde unos minutos antes de las 11:00 la Banda Autlán se encontraba en formación junto al monumento a Miguel Hidalgo, tocando parte de su repertorio. Al terminar Viva Autlán dio inicio el acto, en el que la señora Ana Rosa Covarrubias Rolón, presidente de la Federación Regional de Sociedades Mutualistas de Occidente fungió como maestra de ceremonias. Ella dio un mensaje en el que describió el simbolismo de este árbol, comparándolo con el mutualismo, en el que el tronco representaría a la Confederación Nacional de Sociedades Mutualistas de la República Mexicana, sus ramas a las Federaciones y Sociedades Mutualistas y sus hojas a los socios. Las hojas secas representarían a los socios fallecidos, que abonan la tierra de donde se nutre el mutualismo con el legado que cada uno dejó.
Después del mensaje se procedió a plantar el árbol, un ficus merigata, al centro del prado que se encuentra justo a la derecha de la estatua de Miguel Hidalgo. Cada uno de los presidentes de las federaciones y sociedades mutualistas presentes echaron una palada de tierra para cubrir las raíces del árbol, acompañada por una buena intención hacia el movimiento mutualista. También intervinieron en esta parte algunos regidores del Ayuntamiento de Autlán y las embajadoras de las diferentes sociedades mutualistas.

jueves, 23 de julio de 2015

Presentación de Sangre de héroes


La tarde de hoy fue presentada en el patio central del Museo Regional la novela Sangre de héroes, del joven autor jalisciense Jehú Hernández. Con una asistencia de aproximadamente 50 personas, la presentación comenzó a las 18:25 hrs.
Édgar Silva, director de marketing del nuevo portal de noticias Pulso Regional, fue el primero en hacer uso de la palabra para comentar la novela, de la que hizo una descripción de la trama, situándola dentro del realismo mágico o del género fantástico. Describió a los principales personajes y algunas situaciones o elementos de la obra, como la aparición en algunos pasajes de plantas medicinales utilizadas en la época prehispánica. Elogió también la capacidad descriptiva del autor, presente en la narración de las acciones y sentimientos de los personajes.
Enseguida el autor hizo un repaso por el proceso de creación de esta obra, la primera de una saga de ocho tomos. Desde su niñez, dijo, y con el estímulo de las series o películas vistas por él en la televisión o el cine, sentía la necesidad de seguir contando historias. De esta forma comenzó a escribir esta obra, tiempo antes de comenzar a estudiar la carrera de Historia, donde aprendió herramientas que le permitieron perfeccionarla.
Acerca de Sangre de héroes dijo que está influenciada en su interés por la historia bélica y contiene elementos históricos reales, como las armas o vestimenta de los personajes. Sin embargo, no se trata de una novela histórica, al tener características del subgénero conocido como steampunk, en el que hay discrepancias temporales en las situaciones y lugares que se narran en la novela. Este libro, comentó, está ambientado en un lugar y un tiempo ficticios, en los que aparecen objetos de distintas épocas históricas.
Sangre de héroes es la primera producción de Jehú Hernández y fue publicada por Prometeo Editores en noviembre del año pasado.

Generalidades sobre el LXXXIV Congreso Nacional Mutualista


Hace un rato me entrevisté con Héctor Soltero Fierro, presidente del comité organizador del Congreso Nacional Mutualista e Ignacio Arroyo Verástegui, socio destacado de la Benemérita Sociedad Mutualista de Empleados, Obreros y Artesanos, para platicar acerca de las expectativas y aspectos relevantes de este cuarto congreso nacional que se celebra en Autlán. Esto fue lo que me contaron:
A nuestro pueblo llegaron desde ayer delegados de sociedades mutualistas de diversas ciudades de los estados de Baja California, Nuevo León, Durango, Sinaloa, Nayarit, Guanajuato, el Distrito Federal y Jalisco, quienes manifestaron su agrado por que el congreso se realizara este año en Autlán, lugar caracterizado por la calidez de su gente en el trato y la amabilidad hacia los visitantes. Algunos de los delegados ya habían estado aquí en los congresos de 1997 y 2006.
La característica principal del 84 Congreso Nacional es que en él se discutirá la modificación de 328 artículos de la normatividad mutualista nacional, con la intención de modernizar la vida social del mutualismo. Entre las modificaciones más importantes está la creación de un archivo nacional que concentre los expedientes digitalizados de todas las sociedades mutualistas del país, que se podrá consultar desde cualquier sede.
También en este congreso se discutirá el nombramiento del socio Juan Ignacio Arroyo Verástegui como Benemérito del Mutualismo Nacional. Este es el grado máximo a que puede aspirar un socio mutualista; actualmente en México solamente existen cuatro beneméritos.
En cada uno de los cuatro congresos nacionales celebrados en Autlán ha habido un elemento que lo caracteriza:
* XIV Congreso, en 1945: la primer asamblea de carácter nacional de cualquier sociedad celebrada en Autlán, cuya sociedad cumplía 25 años de su fundación.
* LXVI Congreso, en 1997: vinieron a Autlán alrededor de mil delegados nacionales, siendo una de las mayores asistencias registradas a un congreso.
* LXXV Congreso, en 2006: además de los delegados nacionales, vinieron a Autlán representantes de sociedades mutualistas de 7 países latinoamericanos.
* LXXXIV Congreso, en 2015: reforma de los estatutos nacionales para la modernización de la vida mutualista nacional.

El 84 Congreso Nacional Mutualista se desarrolla en Autlán entre el 22 y el 25 de julio de 2015. En este enlace se puede consultar el programa de actividades.

miércoles, 22 de julio de 2015

La Sociedad Mutualista en la cultura popular de Autlán

El Teatro Mutualista, año 1945. Foto del libro Autlán Siglo XX, de Arturo Valencia.

Hoy comenzaron las actividades del LXXXIV Congreso Nacional Mutualista, que se desarrollará durante el resto de esta semana en Autlán. Con este pretexto, mencionaré algunas de las formas en que la Benemérita Sociedad Mutualista de Empleados, Obreros y Artesanos, fundada en 1920, ha estado presente en nuestra vida cotidiana en sus 95 años de vida.
Dese sus primeros años la Mutualista (así llamada coloquialmente en Autlán) tuvo entre sus actividades, aparte de la asistencia social y ayuda mutua, la organización de recitales, conciertos y representaciones teatrales en su edificio social. Nuestros cronistas han recogido testimonios del grupo de teatro dirigido por Flavio Fierro en los años 1920s y 30s, que ayudó a financiar la construcción de su primer edificio social y otras obras con las entradas a sus funciones, que eran de muy alta calidad. En su sede también se presentaban habitualmente conciertos con las diversas orquestas y otras agrupaciones musicales del pueblo, dirigidas por gente de la talla de Nicolás Sánchez Gómez, Jaime Gómez y otros.
Antes de cumplir una década de existencia, la sociedad ya había construido el Teatro Mutualista, con una soberbia fachada, diseñada por el ingeniero Salvador Quintero, que fue uno de los elementos arquitectónicos más hermosos de Autlán. En su lugar se construiría años después el Cinerama Autlán. Este teatro tuvo una constante actividad, con las sesiones de la Mutualista y actividades artísticas, conciertos, "cuadros plásticos", etc. Ahí recibieron los mutualistas autlenses a sus compañeros de otras ciudades del país en 1945, con motivo del XIV Congreso Nacional Mutualista, el primero de los cuatro que hasta ahora se han organizado aquí.
Pero no toda la influencia mutualista en la cultura popular autlense está en el pasado: en su actual sede, por la calle de Obregón, existe el salón Mutualista, que desde julio de 2002 lleva el nombre del socio Pablo Morán Real. Por muchos años este salón fue el lugar más concurrido durante el Carnaval para festejar los famosos recibimientos, además de ser el lugar más popular para la organización de fiestas de quinceañeras, bodas, graduaciones y similares. Otro importante lugar de esparcimiento de la Mutualista, aunque abierto para todo el público, es el Centro Recreativo, en el barrio de Los Arquitos. En un muy amplio espacio arbolado, aunque un tanto descuidado, cuenta con albercas y diversas instalaciones como asadores, vestidores y una cancha de futbol rápido que fue sede de la liga de este deporte en algún tiempo.
Por último, la nomenclatura urbana también tiene una cierta huella mutualista. La más notable es la de la calle Mutualismo, continuación de la de Antonio Borbón entre los cruces de Placeres y Lázaro Cárdenas, llamada así desde agosto de 1955 a petición de la misma Sociedad. Pero también abundan las calles autlenses con nombres de fundadores o socios distinguidos de la Mutualista: están Felipe Uribe al sur del pueblo, Jaime Llamas en el fraccionamiento Puerta de la Costa, Gildardo Michel y Flavio Fierro en la colonia que también lleva el nombre de Jaime Llamas.

Actual sede de la Mutualista.

lunes, 20 de julio de 2015

La sala de Carlos Santana en el Museo Regional


El Museo y Centro Regional de las Artes, abierto al público en mayo de 2012, cuenta con una sala dedicada al guitarrista autlense Carlos Santana, en el que se pueden ver diversos objetos relacionados con su carrera musical e, incluso, escuchar su música.
Con motivo del cumpleaños 68 del fundador de la Santana Blues Band, hoy haremos una descripción de esta sala, relacionando los objetos que en ella se pueden encontrar.

Vista general de la sala.

Comenzando el recorrido del Museo por la sala de arte sacro, a la izquierda de la entrada principal, la sala de Carlos Santana queda inmediatamente después de la dedicada a los músicos de la región. En realidad está dividida en dos pequeñas salas, aunque con contenidos similares.
En la primera de ellas, comenzando el recorrido por el lado izquierdo, encontramos lo siguiente:


Un panel con un retrato reciente de Carlos Santana y una semblanza muy breve, centrada en su carrera musical y con datos como fecha y lugar de nacimiento y momentos importantes como su emigración a Tijuana.


La reproducción de un cuadro de Michael Rios, de 1997, algunos de cuyos elementos fueron utilizados en el arte del álbum Supernatural.


Una fotografía donde aparecen Carlos Santana y algunos integrantes del patronato del centro comunitario Tiopa Tlanextli, fundado y financiado por el guitarrista.


Un panel con diversas imágenes relacionadas con la carrera artística de Santana: fotografías de diferentes épocas, una reproducción del cuadro Mumbo Jumbo, de Michael Ríos, y la marca de Santana.




Debajo del panel encontramos una vitrina con varios objetos: 
* prendas con imágenes relativas a la música y la imagen de Santana (2 camisetas, un cojín y un paliacate).
* dos fotografías del músico con retoques de motivos lumínicos.
* un pequeño bongó.
* una placa de cantera con el glifo de Autlán y las manos de Santana impresas sobre cemento, con las leyendas "Autlán de Navarro, Jalisco" y "2001. Año de Carlos Santana".
* Fundas de los siguientes discos, en versión LP: Santana I, Greatest hits (1974), Amigos, Inner secrets, Shangó, Blues for Salvador y Spirits dancing in the flesh.


Una fotografía donde aparece Carlos Santana participando en un rito con un chamán, tomada en la plaza que lleva su nombre, en el año 2006.


Un marco con tres retratos de Santana en tela, con la firma Flanagan.


Otro marco con tres retratos de Santana en tela, con la firma Flanagan.



Dos guitarras eléctricas, cada una dentro de su propia vitrina, ambas de la marca Paul Reed Smith, modelo SE Santana. La negra tiene la firma de Santana y la dedicatoria "Para Autlán. Amor y paz". La blanca también tiene la firma y la siguiente dedicatoria: "To Martin Sandoval. Light, peace, love, joy."

En la segunda sala podemos encontrar lo siguiente, en el mismo orden:


Un marco con tres posters: uno de la gira Tour of collective consciousness, de 2011, uno que incluye un retrato infantil de Santana y otro de un concierto en el PNC Bank Arts Center, de Holmdel, NJ, el 14 de junio de 2005.


Dentro de una vitrina hay un traje blanco, con sombrero, zapatos y accesorios, utilizado en algunos conciertos.


Otra reproducción del cuadro Mumbo Jumbo, de Michael Ríos.


Un par de reproductores, con audífonos, en los que se puede escuchar música de Carlos Santana, de todas las épocas.


Una vitrina con los siguientes objetos:
* 2 posters.
* Un VHS del concierto Sacred Fire, grabado en la ciudad de México en mayo de 1993.
* Un CD del álbum Supernatural.
* Un DVD de Supernatural, en vivo.
* Un CD del álbum Guitar heaven.


Un marco con una reproducción del cuadro Shaman, de Rudy Gutiérrez (2002), utilizado en la portada del disco del mismo título, con una cita de Carlos Santana.


Una vitrina con un par de bongós y una conga, ésta última con la siguiente dedicatoria: "Para Autlán. Amor y paz". Los instrumentos son de la marca Latin Percusion Aspire, modelo Santana Abraxas.

La sala Carlos Santana puede visitarse en los horarios habituales del Museo, de martes a sábado de 10:00 a 18:00 hrs. y domingos de 10:00 a 15:00 hrs.

domingo, 19 de julio de 2015

La toma de las instalaciones de la prepa


Publicado originalmente en Letra Fría.

A mediados de 1961 el mundo vivía una de las tensiones políticas y sociales más fuertes de la historia: la Guerra Fría había comenzado relativamente poco tiempo antes y estaba en pleno crescendo, que culminaría meses después con la famosa crisis de los misiles soviéticos en Cuba, que llevaría a la Humanidad a vivir momentos de angustia con lo que parecía ser el inminente inicio de una guerra nuclear.
En un contexto de polarización “ideológica”, con un mapa político dividido en dos bloques de países, dirigidos por la URSS y los Estados Unidos, cuyos gobiernos recurrían a métodos tan grotescos como los gulags o la política macartista para controlar a su población, los países satélites como México también tenían lo suyo, aunque adaptado a sus propios conflictos sociales.
En Autlán nos tocó conocer un episodio vergonzoso de esta naturaleza: el lunes 17 de julio de 1961, ya cercano el fin del año escolar, las instalaciones de la Escuela Preparatoria Regional de Autlán amanecieron tomadas, con apoyo de la fuerza pública, por un grupo que pretendía imponer una huelga, con el argumento de que los alumnos “no pasaban las materias”, según el señor Macario Martínez Barragán, uno de los alumnos afectados. Aunque, según don Macario y otros testigos, la verdadera causa de esta irrupción fue la molestia de algunos sectores de la población (las “fuerzas vivas” las llama don Macario sin identificarlas plenamente) con los laicos programas de estudio de la prepa, que incluían temas como educación sexual, la evolución de las especies, la discusión de programas políticos, entre otros.
En la prensa se trataba además a su director, doctor Daniel Ruiz Villalobos, de comunista y pervertidor de la juventud.
La toma de las instalaciones no evitó que el director entregara los documentos administrativos y académicos a la Universidad de Guadalajara (la prepa ya estaba incorporada a la UdeG), que el doctor ya tenía en su poder. Tuvo que recurrir, para hacerlo, a una huida de película por la carretera federal 80, con ayuda del ingeniero que encabezaba los trabajos de ampliación de este camino y que evitó que la policía diera alcance al director, a petición de los huelguistas.
La culminación de esta acción fue que la prepa, que estaba cerca de cumplir dos años de trabajo, cerró por un par de años más, hasta el inicio del ciclo escolar 1963-1964. A la postre se convertiría en dependencia directa de la Universidad de Guadalajara y lograría el desarrollo que todos conocemos y aún viviría otros incidentes tan penosos como el que recordamos hoy.
Los alumnos de la primera generación de la prepa develaron una placa en su primer sede para recordar este acontecimiento.

Fuente: Discurso pronunciado por el señor Macario Martínez Barragán en la conmemoración del 50 aniversario de la toma de las instalaciones de la EPRA.

jueves, 16 de julio de 2015

Anuncio de la tercera edición de Talento Joven


Esta tarde en el jardín Constitución, en un presidium instalado frente al costado norte del kiosco, la mesa directiva de la asociación Alianza Autlán Joven anunció en rueda de prensa los pormenores de la tercera edición de Talento Joven, un espacio que ofrecen para la expresión artística de la población autlense menor de 29 años, mediante un concurso de diversas disciplinas. El acto estuvo presidido por Cuauhtémoc Vidrio, presidente de Alianza Autlán Joven, Paola Flores, secretaria general y Luis Vizcaíno, coordinador de Talento Joven.
Poco después de las 18:30 hrs., en voz de Cuauhtémoc Vidrio, el grupo comentó algunos antecedentes de sus actividades y, en particular de Talento Joven. Mencionó que sus integrantes, alrededor de 50, son todos jóvenes estudiantes, desde el segundo grado de secundaria hasta licenciatura. El grupo se conformó hace ya 3 años, con la intención de "crear una plataforma que incentive a los jóvenes a participar en actividades culturales", aunque también ha desarrollado ya dos ediciones de Diálogo Joven, un espacio para el intercambio de ideas y experiencias en al ámbito de la ciencia, y una edición de actividades deportivas.
Sobre Talento Joven 2015, Cuauhtémoc explicó que lleva el lema de "Viejas raíces, nuevas generaciones" y muestra un crecimiento respecto a los años anteriores, que se nota en el número de patrocinadores (25 contra 9 de 2014) y en el número de actividades artísticas de las que se abrió convocatoria, dos más que el año pasado. Se busca una "mayor trascendencia", explicó.
Enseguida profundizó un poco en cada una de las convocatorias, explicando la mecánica de la participación y la forma en que se calificará a los ganadores, mediante la opinión de jueces especializados, votos del público emitidos durante el desarrollo del concurso y likes de Facebook, en algunas disciplinas. En esta tercera edición de Talento Joven hay convocatoria para concursar en reciclaje artístico, dibujo, fotografía, canto y baile. Las convocatorias completas pueden consultarse en esta liga.
Para terminar, anunció que a los ganadores de cada convocatoria se les premiará con el galardón J. Jesús Velázquez Gómez, nombrado así en reconocimiento a la actividad de este personaje como impulsor de la educación y las actividades artísticas entre la juventud autlense. El galardón consistirá en una medalla con la efigie de don Jesús. A pregunta expresa de CulturAutlán, Cuauhtémoc mencionó que no han decidido si el nombre del galardón cambiará en otras ediciones de Talento Joven o se mantendrá el de Jesús Velázquez.
Las convocatorias ya están abiertas. Talento Joven se desarrollará el sábado 8 de agosto a partir de las 17:00 hrs. en la Alameda, donde los participantes de cada concurso mostrarán al público y a los jueces su trabajo, para ser evaluado.

miércoles, 15 de julio de 2015

Programa del LXXXIV Congreso Nacional de Sociedades Mutualistas Autlán 2015


La Benemérita Sociedad Mutualista de Empleados, Obreros y Artesanos acaba de difundir el programa del Congreso Nacional que se llevará a cabo en Autlán, entre el 22 y el 25 de julio próximos, en el que delegados de sociedades mutualistas de diversas ciudades de la República discutirán asuntos relacionados con el movimiento mutualista y conocerán a la gente y la cultura de Autlán.
Enseguida transcribimos el programa, que aparece también en la imagen de arriba:

Miércoles 22 de julio:
10:00 a 20:00 hrs: Inscripción de delegados.
18:00 a 20:00 hrs: Sesión previa.
20:00 hrs: Rompehielo y pasarela de embajadoras.

Jueves 23 de julio:
10:00 a 12:00 hrs: Ceremonia inaugural.
12:00 a 14:00 hrs: Exposición "Sierra de Manantlán" y artesanal.
14:00 a 16:30 hrs: Banquete ofrecido por autoridades municipales.
16:30 a 21:30 hrs. Sesión plenaria.
21:30 hrs: Baile de gala, presentación de embajadoras y coronación de la reina del LXXXIV Congreso Nacional Mutualista. Ameniza Sonora Michel.

Viernes 24 de julio:
10:00 a 11:00 hrs: Desfile por las principales calles de la ciudad, visita a las autoridades municipales y toma de fotografía oficial.
11:00 a 11:30 hrs: Plantación del árbol del Mutualismo, en el jardín Hidalgo.
12:00 a 14:00 hrs: Segunda sesión plenaria.
14:00 a 15:30 hrs: Comida típica.
16:00 a 19:00 hrs: Continuación de la segunda sesión plenaria.
20:30 hrs: Noche mexicana, jaripeo con banda en la plaza de toros Alberto Balderas.

Sábado 25 de julio:
10:00 hrs: Tercera sesión plenaria.
13:00 hrs: Clausura del LXXXIV Congreso Nacional Mutualista.

Todas las actividades se desarrollarán en el edificio social de la Mutualista, excepto donde se indica.
La inscripción para todo el Congreso tendrá un costo de 350 pesos, aunque está disponible solamente para socios mutualistas. Algunas actividades estarán abiertas también al público en general, próximamente se dará a conocer cuáles serán estas actividades y su costo.

sábado, 11 de julio de 2015

El Día del Minero. Testimonio de dos ex trabajadores de la Minera Autlán

Estandarte de la sección 193 del Sindicato de Mineros, correspondiente a Autlán.
En la ciudad, el dinero circula de una bolsa a otra, pero no deja de ser el mismo dinero, nosotros los mineros convertimos en dinero algo inesperado, acercamos DINERO NUEVO al capital tangible del país, incrementando así sus recursos.
Editorial de Informina. Julio de 1968.

Desde el año de 1929 se estableció en México el 11 de julio como el Día del Minero, para conmemorar la fundación del Sindicato Minero y para servir como fecha de celebración para los trabajadores de esta industria, la más importante del país en alguna época.
Como es bien sabido, Autlán vivió un renacimiento económico con el establecimiento de la Compañía Minera Autlán, a principios de los años 1950, que se encargó de explotar los yacimientos de manganeso del cerro de San Francisco, al norte del municipio. La empresa llegó a emplear a alrededor de 600 trabajadores, afiliados a la sección 193 del Sindicato de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana. Para recordar cómo celebraban estos trabajadores el Día del Minero y cómo era su rutina de trabajo, entrevistamos a los señores Javier Mardueño Soltero, laboratorista, y José Santos Vázquez Gómez, obrero.
El 11 de julio era, entonces, un día festivo para los mineros autlenses. El sindicato se encargaba de organizar el festejo respectivo, que incluía un desfile por las principales calles del pueblo, en un ambiente festivo al estilo de las farolas carnavaleras. También había comida para los trabajadores, bailes a los que llegaron a venir grupos como Mike Laure y sus Cometas, además de encuentros deportivos, especialmente de futbol y beisbol, deporte este último del que la minera tenía un equipo de buena calidad, integrado por sus trabajadores. Las actividades deportivas se realizaban donde ahora se encuentra la Plaza Cívica, en el caso del futbol, y en los actuales terrenos del CUCSur, en el caso del rey de los deportes.
El caso de la selección de beisbol de la Minera Autlán es interesante: aunque sus jugadores no eran profesionales (eran todos obreros de la mina), llegaron a sostener encuentros, en Autlán o de visita, con equipos importantes de Guadalajara y de México, siempre desempeñándose dignamente en el diamante. Algunos de sus integrantes llegaron a recibir ofertas de equipos profesionales, aunque no se sabe de alguno que hubiera trascendido en este deporte. Era también curiosa la enorme afición a este deporte que había entre los mineros, teniendo cada departamento su propio equipo, de entre los que se elegía a los jugadores que conformarían la selección.

Equipo de beisbol de Talleres en la cancha del barrio 8 de Julio.
La Compañía Minera Autlán al parecer fue la primera empresa establecida en Autlán que aplicaba al pie de la letra lo establecido en la Ley Federal del Trabajo en cuanto a prestaciones y seguridad en el trabajo, y la primera en tener una organización "científica", tendiente a maximizar los tiempos, traslados y demás elementos del trabajo de sus obreros. Así, sus trabajadores laboraban una jornada de 8 horas ganando un salario superior al mínimo legal y con diversas prestaciones, algo poco antes visto por los autlenses.
La rutina de un obrero, además, era muy precisa: los del turno matutino, por ejemplo, debían estar antes de las 6:30 hrs. en la calle Pedro Moreno, frente al Mercado, para tomar el autobús que los llevaría a su lugar de trabajo, a donde llegaban aproximadamente media hora antes del inicio de su jornada. Al llegar, con ropa de calle (no se les permitía abordar el autobús con la ropa sucia), tomaban su ropa de trabajo de una canastilla especial que cada uno tenía, se cambiaban y depositaban en esa misma canastilla la ropa con la que llegaban. Checaban su llegada en la tarjeta correspondiente e ingresaban a su puesto, donde ya los esperaba el trabajador que terminaba su horario. Este último no podía abandonar el puesto mientras no llegara su relevo, por eso debían llegar con varios minutos de anticipación para tener tiempo de cambiarse de ropa. El obrero recién llegado a su turno debía cumplir con sus ocho horas de trabajo y esperar a su relevo del siguiente horario, al salir volvía a ponerse su ropa de calle para regresar a casa en el autobús de la empresa. A muy grandes rasgos, este era el modo de trabajo de los obreros de la mina, en cada uno de sus distintos departamentos.
La operación normal de la mina estaba dividida en departamentos especializados: desde el propio trabajo de la mina, como perforación y extracción de mineral, hasta la contabilidad, pasando por seguridad, talleres de mantenimiento, laboratorio, relaciones industriales, transporte y otros. En su momento la minera editó incluso una revista, titulada Informina, muy bien presentada, en la que se difundían particularidades de la empresa, como historia, personajes destacados, estados financieros, editoriales, novedades, etc.

Portada de Informina de julio de 1968. Cortesía de don Javier Mardueño.
El impacto de la minera en Autlán fue muy trascendente, en especial en el ámbito económico. Significó una fuerte inyección de dinero circulante en el pueblo y la región, mediante el pago de salarios y el consumo de artículos primarios y, por un tiempo, por la contratación de transportistas para llevar el mineral al puerto de Manzanillo. En esos días Autlán conoció un crecimiento económico que hizo proliferar negocios como talleres mecánicos y refaccionarias, para atender las nuevas necesidades. El aumento en el circulante incluso hizo subir los precios de los productos y servicios, en especial de la canasta básica, situación que también fue atendida por la minera al abrir una tienda departamental en la que podían surtirse sus empleados a precios menores a los del comercio general. En esa tienda, situada en la calle de José Corona Araiza, a media cuadra del jardín Constitución, donde ahora funciona una tienda de ropa, se podían encontrar desde alimentos hasta electrodomésticos, pasando por juguetes, muebles y otros productos.
Al parecer, la presencia de la minera no dejó una huella en la cultura popular autlense, quizás por haber permanecido relativamente pocos años. A diferencia de otras ciudades mineras, no hay aquí rastros de esta actividad en el lenguaje, las costumbres o algún otro aspecto de nuestra vida cotidiana, a excepción de algunos objetos, como lámparas o cascos, que en algunas casas se pueden ver como objetos de ornato.
Según don Javier Mardueño, quien fuera jefe de laboratorio de la Compañía Minera Autlán cuando sus operaciones principales ya se desarrollaban en el estado de Hidalgo, el cerro de San Francisco aún guarda reservas de manganeso aunque, en el estado actual de la técnica, no es costeable su explotación. Si se descubriera un método que la hiciera costeable, podría verse un resurgimiento de la minería en Autlán.
Por lo pronto, nos queda solamente el recuerdo de una actividad industrial, la primera a gran escala en el pueblo, que ayudó a crecer la economía de Autlán en un momento crítico de su historia.

viernes, 10 de julio de 2015

Exposición de pintura de la Escuela de Artes

Japonesa, de Luis Jorge Garay Rodríguez.
En el tercer piso del edificio principal de la Casa de la Cultura se encuentra abierta, desde el 7 de julio pasado, la exposición del taller de pintura de la Escuela de Artes municipal, dirigida por el maestro Mario Alegría, dentro del marco del Festival de Fin de cursos.

Ximelina, de David Escandón.

La muestra está compuesta por 53 cuadros, que van desde los tradicionales óleos sobre tela hasta el acrílico en aerosol, pasando por técnicas como pastel, acrílico o gis, entre otras. Abundan los trabajos "académicos", como bodegones o paisajes, pero también aquellos que ya muestran alguna idea propia del autor. Hay piezas abstractas, otras tradicionalistas, que resaltan la pertenencia al terruño e, incluso, otras con expresiones de denuncia o que remiten a otras culturas.

Los vigilantes, de Octavio Maldonado.

En la exposición participan pintores que apenas comienzan su formación junto con otros más avanzados, por lo que la calidad de los trabajos es muy dispareja, aunque muchos de ellos ya dejan ver una buena técnica.

De noche, de Karla Lenia Rosales Sevilla.

La exposición estará disponible hasta hoy por la noche, en los horarios normales de la Casa de la Cultura.