viernes, 19 de septiembre de 2014

Don Ernesto



Publicado originalmente en Letra Fría el 27 de mayo de 2012.


El pasado martes 22 de mayo fue el 5º aniversario luctuoso de don Ernesto Medina Lima, recordado cronista de Autlán desde el año de 1989 hasta su muerte, lúcido y riguroso como es raro que existan en pueblos del tamaño de Autlán. Aunque puede ser recordado como iniciador de la radio en la región, como compositor o como promotor de la práctica organizada de los deportes, solamente aprovecharé el espacio de esta columna para comentar el que seguramente es su libro más emblemático: Crónicas de Autlán de la Grana, Jalisco.
Editado y publicado con el patrocinio de la Universidad de Guadalajara, se trata de un libro doblemente valioso. Es una guía indispensable para conocer la evolución de Autlán durante el siglo XX, que pasó de un pueblo casi aislado de la capital del Estado (y del resto de la República), pero autosuficiente y dueño de una rica cultura propia, manifestada en una cantidad significativa de personajes que cultivaban todas las disciplinas artísticas, a una “ciudad media” que, como resultado de la comunicación con el mundo lograda con la carretera federal 80, cambió sus valores culturales por un progreso reflejado en un notorio y engañoso bienestar económico.
Podemos conocer en sus páginas a poetas desconocidos, como Jesús Nava, el nacimiento y desarrollo de la Benemérita Sociedad Mutualista de Empleados, Obreros y Artesanos, las grandes épocas de la educación en el pueblo y hasta una crónica detallada de la primera corrida formal que se realizó en Autlán, entre muchos otros temas. Su lectura es obligada para las nuevas generaciones de autlenses, que ya no han tenido la oportunidad de hablar con quienes vivieron la época previa a la apertura de las comunicaciones y corren el riesgo de ver empobrecida su identidad cultural al desconocer su historia.
El otro elemento de valor de esta obra es el prólogo, realizado nada menos que por Antonio Alatorre, uno de los intelectuales mexicanos más reconocidos y respetados de las últimas décadas.
El único defecto que tiene esta obra es su corto tiraje: los 1,000 ejemplares de la primera edición y los 1,000 de la segunda, publicadas en 2000 y 2005 respectivamente, ya se encuentran agotados, aunque el libro puede consultarse tanto en la biblioteca municipal como en el Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación, elegante nombre con el que se bautizó a la biblioteca del CUCSur.
Aunque este año ya no se le realizó un homenaje formal por parte de ninguna institución (los primeros años después de su fallecimiento el Ayuntamiento y el CUCSur lo homenajearon varias veces) los autlenses podemos agradecerle su legado leyendo Crónicas… o cualquier otro de sus libros.

jueves, 18 de septiembre de 2014

José de Jesús Guzmán Chávez


El de don José de Jesús Guzmán Chávez, mejor conocido como Chuche, es un caso paradigmático de carrera musical exitosa, de esas que llevan a su protagonista a alternar con los mejores de su tiempo y le permiten llegar a una vejez tranquila y llena de recuerdos.
Don Jesús es originario de Lagunillas, en el muicipio de Autlán, y sus inicios en la profesión de la música fueron un tanto fortuitos: su trayectoria comenzó en el año 1963, participando en el primer concurso de canto para aficionados que organizó el comerciante autlense Rubén Paz, que fue transmitido en la naciente radiodifusora Radio Costa. Con un formato de eliminatorias semanales, que se llevaban a cabo en el kiosco del jardín Constitución, don Jesús ganó su eliminatoria semanal y terminó siendo el triunfador absoluto del certamen, imponiéndose a cantantes aficionados de toda la región.
Lo que ahora parecería un modesto concurso de un pueblo alejado de los lugares donde se podía aspirar a triunfar en la música, significó para don Chuche el despegue de una carrera de alcances internacionales. En las eliminatorias los participantes eran acompañados por el mariachi Michel, de Autlán, cuyos integrantes, especialmente el señor Marcial Michel, le vieron cualidades suficientes para destacar en esta profesión y lo recomendaron con un grupo musical que llegó a Autlán en 1967 a probar suerte en el Carnaval. Para esto don Jesús, motivado por su triunfo, se había hecho de una guitarra y un método de guitarra, con los cuales aprendió los fundamentos de este instrumento y, enseguida, había comenzado a estudiar música formalmente.
El grupo al que se integró, que no tenía ni siquiera un nombre, fue bautizado como mariachi Los Gavilanes, siendo el primer mariachi formal donde militó don Jesús Guzmán. En esta época el mariachi Michel regresó de la ciudad de México, donde había estado trabajando, y don Chuche acabó integrándose a él después de tres invitaciones de sus integrantes. Poco después pasó al mariachi Grullense y, enseguida, al despegue internacional de su carrera.
Don Jesús cuenta que en esa época estuvieron en la región unos empresarios venezolanos que buscaban músicos de mariachi para llevar a la televisora de Radio Caracas, donde se demandaba mucho la música mexicana. Con un mariachi también llamado Los Gavilanes, don Chuche realizó una serie de presentaciones en el país sudamericano, donde acompañó a artistas como Lucía Méndez. De regreso en Autlán siguió alternando con grandes figuras de la época, como Vicente Fernández, con quien compartió escenario en su primera visita a esta región.
Pero su proyección internacional iría aún más lejos: integró mariachis en los Estados Unidos, entre ellos Los Gavilanes (el tercero con ese nombre) de Oakland. En México formó parte del Mariachi 2000 y del mariachi Atlixco, con el que realizó una gira por Europa organizada por un empresario chileno, con presentaciones en España, Francia y Alemania.
Estos son apenas algunos de los momentos más significativos de una carrera de medio siglo, que ayudó a don Chuche a conseguir el mayor de sus éxitos: conformar una familia unida y alegre, con quienes comparte el gusto por la música.
A continuación compartimos el documental realizado por Carlos Pacheco sobre don Jesús Guzmán, del que se extrajo la información para este artículo:


miércoles, 17 de septiembre de 2014

Homenaje a don Ernesto Medina Lima 2014



Esta mañana en el extremo norte del portal Juárez, justo en el lugar que ocupa la placa que lo recuerda, la Junta Patriótica realizó un homenaje a don Ernesto Medina Lima. El acto comenzó a las 8:40 hrs. y tuvo una asistencia de unas 70 personas, la gran mayoría alumnos de las secundarias Autlán y Jesús Velázquez.
El formato de este homenaje fue muy sencillo pero también muy emotivo e ilustrativo. El maestro Jesús Medina, del CUCSur, hizo una semblanza biográfica de don Ernesto, explicando en un estilo muy llano, adecuado para el joven auditorio, las diversas actividades que realizó este personaje, tanto como cronista como benefactor, pionero de la radio en la región y promotor cultural, entre otras. En los diferentes momentos de su exposición, el maestro Medina se detenía para ubicar en el espacio los lugares que mencionaba, como el hotel Valencia, que estaba frente a donde se desarrollaba el homenaje, la chocolatería de don Gumersindo Alatorre y la tienda La Abeja, donde don Ernesto tuvo su primer empleo.
El maestro terminó su exposición preguntando cuál de las facetas de don Ernesto habría que recordar, mencionando enseguida que se le trata de un humanista, alguien preocupado por el bienestar de la humanidad. Aprovechando la presencia de algunos (pocos) funcionarios municipales, propuso la realización de una coedición entre el Ayuntamiento de Autlán y la Universidad de Guadalajara del libro Crónicas de Autlán, cuyas dos primeras ediciones ya están agotadas.
El siguiente momento del homenaje consistió en un mensaje de la señora Leticia Medina, hija de don Ernesto, quien compartió una serie de recuerdos de su infancia, recordando las principales virtudes de su padre, como la humildad, la preocupación por preservar y compartir las tradiciones de su pueblo y el amor por su familia.
Después de terminado el homenaje, se reprodujo en el equipo de sonido el vals Quince primaveras, compuesto por don Ernesto para sus hijas y que fue publicado en la colección Compositores de la Costa Sur.
Esta es apenas la segunda vez, desde que se develó su placa, que se recuerda a don Ernesto Medina Lima en unas Fiestas Patrias.

martes, 16 de septiembre de 2014

Desfile del 16 de septiembre de 2014



Esta mañana se llevó a cabo el tradicional desfile conmemorativo del inicio de la guerra de Independencia, partiendo a las 9:00 hrs. desde la Alameda. El clima fresco y húmedo, con una densa neblina, más que amilanar a la gente propició una buena asistencia a una de las más antiguas actividades de los festejos patrios.
Como ha venido ocurriendo desde hace algunos años, tuvo una participación protagónica el Ejército Mexicano, por medio de la 22 Compañía de Infantería No Encuadrada con sede en Melaque, que abrió el desfile con su banda de guerra, un contingente con soldados de diferentes cuerpos y tres vehículos. Enseguida desfilaron cuatro patrullas de la Policía Federal. Esta vez se notó una presencia más nutrida de vehículos y personal del Ayuntamiento, con una gran cantidad de patrullas, motocicletas, vehículos de Protección Civil y Bomberos, además de las escoltas de Protección Civil y de Seguridad Pública y un contingente de la sección juvenil de esta última dependencia.
En esta fecha les toca desfilar a las escuelas primarias, de las cuales participaron 24, la mayoría con contingentes pequeños y algunas acompañadas de su propia banda de guerra. Después de un poco más de media hora, cerró el desfile el contingente de la Asociación de Charros y la escaramuza La Grana.
En esta liga se puede ver una galería de fotos de este desfile.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Rafael Adame


Publicado originalmente en Letra Fría.

Rafael Gómez Adame, mejor conocido solo como Rafael Adame, es un triste caso de artista al que, a pesar de su enorme talento y capacidad de innovación, ni siquiera la muerte le concedió el beneficio de que su obra fuera ampliamente conocida.
Nacido en Autlán el 11 de septiembre de 1904, según don Ernesto Medina Lima (aunque hay versiones que van desde 1904 hasta 1907), Adame comenzó a tocar la guitarra en su pueblo natal, donde ya tenía cierta fama como ejecutante en las fiestas particulares. Sin embargo, su carrera despegó cuando se fue a la ciudad de México, donde fue discípulo, en el Conservatorio Nacional, de personajes de la talla de Julián Carrillo y donde hizo las carreras de guitarrista, chelista y compositor y pronto comenzó a buscar formas novedosas de ejecutar música.
De esta forma integró el Grupo 13, junto con otros músicos como Vicente T. Mendoza, en el que se interpretaba música basada en dieciseisavos de tono, según el experimento desarrollado por su maestro Julián Carrillo. El mismo Rafael Adame compuso música microtonal para guitarra, siendo el primer compositor en experimentar esta técnica con ese instrumento. Según algunos autores, Adame también fue el compositor del primer concierto para guitarra y orquesta de la historia, antes incluso que autores más conocidos, como Mario Castelnuovo y Joaquín Rodrigo.
Sin embargo, el carácter huraño que le atribuyen algunos estudiosos y que le mantuvo alejado de las mafias culturales de los años 1930 y las características de su obra, alejada del nacionalismo que entonces trataba de difundir el Estado mexicano, lo alejaron injustamente, a él y a su obra, del público. Su Concierto para guitarra y orquesta, por ejemplo, fue ejecutado muy pocas veces y se mantuvo olvidado desde 1960 hasta 1997, lapso en que nadie lo interpretó.
Aún ahora la figura de Rafael Adame es muy poco conocida fuera de un círculo de estudiosos y conocedores de la música mexicana, la mayoría extranjeros. Si el lector hace una búsqueda rápida en Internet, encontrará solamente unos pocos sitios donde se hable de él, por lo general en pocas y repetidas líneas.
En Autlán tampoco se le conoce, como sí se conoce y se celebra al otro gran guitarrista, Carlos Santana, que quizás no tenga méritos artísticos mayores que Rafael Adame. Solamente don Ernesto Medina Lima hace unas breves referencias sobre sus años en Autlán…
El año pasado, mediante una beca del FONCA, el guitarrista regiomontano Angélos Quetzalcóatl realizó un documental sobre la obra poco conocida de Blas Galindo y de Rafael Adame, donde se incluye la ejecución de su Concierto para guitarra y orquesta, que jamás había sido grabado.
Sería muy bueno que los autlenses, junto con nuestras autoridades municipales y universitarias, ayudáramos a rescatar del olvido a Rafael Gómez Adame y su obra. Sin duda, uno de los artistas más grandes que han salido de Autlán.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Asido Nuves en Croccante



Esta noche en el restaurante Crocccante se presentó el grupo de rock tapatío Asido Nuves, dentro de una mini gira que emprendieron este fin de semana en El Grullo y Autlán. El concierto comenzó a las 21:00 hrs. y se desarrolló ante unas 25 personas.
Asido Nuves está en pleno proceso de reinicio de actividades, después de varios años de haber dejado de tocar, de hecho las presentaciones de esta gira son las primeras desde su regreso. En la velada de hoy presentaron, durante aproximadamente una hora, parte de la música compuesta desde su etapa anterior, con ciertas influencias del rock británico de las últimas dos décadas, mediante una formación de cuarteto, con dos guitarras, voz, teclado, bajo y batería (el teclado lo ejecuta uno de los guitarristas).
Sus letras abordan temas muy variados, aunque tienen en común el proponer perspectivas distintas para observar los acontecimientos cotidianos. Especialmente interesante me pareció la canción Lento.

Debut de los Guerreros de Autlán en la Chapultepec

El saque inicial.


Esta tarde en la cancha de la unidad deportiva Chapultepec el equipo Guerreros de Autlán, de la tercera división profesional, hizo su debut como local en la jornada 3 del torneo enfrentando a los Aduaneros de Manzanillo, después de que se pospusiera su partido de la jornada 1 y de ganar como visitante por marcador de 3-1 al Sahuayo. El partido comenzó a las 4 de la tarde, ante las tribunas casi llenas. El rival que estaba anunciado era el Volcanes de Colima.
La lluvia que cayó durante casi todo el día y que hizo dudar a algunos de que el partido se pudiera llevar a cabo dio una tregua a poco de iniciado el juego y se mantuvo ausente durante la mayor parte de éste. Sin embargo el pasto y el balón mojados dificultaban algunas jugadas individuales, sobre todo en la primera parte.
Los primeros minutos del partido transcurrieron mayormente en el medio campo, con algunas llegadas poco claras de ambos equipos. El juego siguió en esta forma hasta la caída del tempranero gol de los Aduaneros, que aprovecharon una falta de los autlenses en medio campo enviando un centro largo que remató de cabeza Hernández, entre dos defensas, para colocar el balón a segundo poste, lejos de la estirada del portero local.
A partir de ese momento los Guerreros se volcaron al área manzanillense, aunque con llegadas de poco peligro; a excepción de un par de jugadas en las que el portero visitante se vio apurado, los Aduaneros resolvieron adecuadamente los ataques a su marco.
Si el primer tiempo fue dominado por Autlán, con Manzanillo haciendo poco por atacar y limitándose a cuidar el gol de ventaja, en el segundo tiempo esta situación se agudizó, jugándose casi todo el tiempo en el campo de los visitantes, cuyo porcentaje de posesión de balón no debe haber pasado del 25%. Sin embargo, los Aduaneros no dejaron de llegar con peligro a la meta autlense, con una cantidad de contragolpes que se hubieran podido contar con los dedos de una mano.
Pero, a pesar del dominio guerrero, el gol del empate no llegaba. No fue sino hasta más o menos la mitad del segundo tiempo, cuando por acumulación de tarjetas amarillas fue expulsado el local Ricardo Ríos, que las cosas comenzaron a tomar el curso que marcaba la lógica. Pocos minutos después de la expulsión, Eder Ortega recibió un pase en el manchón penal, que controló con toda la calma del mundo y mandó el balón al único espacio que le dejaron los defensas y el portero de la aduana, con lo que el público y sus compañeros comenzaron a confiar en que no saldrían de la Chapultepec con una derrota.


Poco después, luego de una falta fuera del área desde la que se mandó el balón al travesaño, Uriel Pedroza tomó el rebote con la cabeza a medio metro del arco abierto para darle la ventaja a los autlenses en el marcador. Eder Ortega, de penal, casi al término del partido, puso el tercer y definitivo gol de los dirigidos por Humberto Romero Romerito.
El hecho de que hubiera tenido el doble de tiros de esquina a favor (10 contra 5) y de faltas cometidas (19 contra 11) demuestra cómo Autlán fue el equipo más voluntarioso y propositivo, por mucho. En descargo del equipo manzanillense hay que decir que tuvo que gastar sus dos primeros cambios por lesión, el primero de ellos de su portero, y que su planteamiento de juego lo tuvo cerca de llevarse un resultado positivo de la Chapultepec.

sábado, 13 de septiembre de 2014

Voces y Guitarras en Autlán


Esta noche en el patio central de la Presidencia el grupo Voces y Guitarras de Zapotlán dio un concierto de música popular mexicana, dentro de las actividades de las Fiestas Patrias. El concierto comenzó a las 20:30 hrs. y se desarrolló ante unas 110 personas.
Con una alineación de cuatro integrantes, a falta de dos que no pudieron venir de Ciudad Guzmán, y un sonido muy similar al de una rondalla, Voces y Guitarras interpretó en total 16 piezas, de las que estuvieron de moda a mediados del siglo XX entre el público con gustos "románticos". Entre el repertorio que ofrecieron hubo un popurrí de Los Panchos y canciones como Novia mía, Gema, Tres regalos, Eternamente y Si quieres, esta última a petición del público una vez que el grupo ya se disponía a bajar del escenario.
Por cierto, la composición del público fue muy variada: contrario a lo que pudiera pensarse, eran mayoría las personas jóvenes, algunas de las cuales coreaban por lo bajo las piezas que interpretaba el cuarteto.
El programa de esta velada lo completó el grupo de baile Ritmo Juvenil Autlán.

viernes, 12 de septiembre de 2014

Nicho de objetos de don José Atanasio Monroy en el CUCSur



Por muchos años, a partir de que el pintor Atanasio Monroy falleció, en febrero de 2001, algunas de sus pertenencias que quedaron en poder de la Universidad de Guadalajara permanecieron embodegadas en diversos lugares del CUCSur y solo de vez en cuando se exhibían temporalmente, por lo general cuando se conmemoraba alguna fecha relacionada con este personaje.
En el vestíbulo del centro cultural José Atanasio Monroy del CUCSur, justo frente a la entrada principal, se construyó en abril de este año un nicho en el que se colocaron algunos objetos personales y obras del pintor Atanasio Monroy, para ser exhibidas permanentemente al público.
El nicho, de unos dos metros de alto por dos y medio de ancho, contiene una fotografía de don Atanasio y una semblanza de su vida, montadas sobre un caballete que el pintor utilizaba para trabajar. Al centro está la silla de ruedas que utilizó en la última etapa de su vida, así como, colocados sobre unas repisas de vidrio, el estuche que usaba para sus pinturas, todavía con algunos tubos a medio usar, un cuaderno de bosquejos y un jarrón y un caballo en miniatura, que usaba como modelos.




A la derecha hay dos taburetes de madera, sobre los que se colocaron pinceles, paletas, un bastón y unas pinzas, herramientas todas que usó don Atanasio. Arriba de esto están montados dos de sus cuadros: La familia y Alcatraces, ambos pertenecientes a la pinacoteca del CUCSur.


A un lado del nicho se puede ver una placa con la siguiente leyenda:

Universidad de Guadalajara
José Atanasio Monroy
Ejutla 1909-Autlán 2001
Artista, pintor y muralista Jalisciense.

"Empecé a pintar con la absoluta convicción
de que nací para pintar" JAM.

Centro Universitario de la Costa Sur
Autlán de Navarro, Jalisco 11 de abril de 2014.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Hechos y sucesos durante la Independencia en Autlán


Esta mañana en el salón de usos múltiples del Museo Regional el historiador Carlos Martín Boyzo Nolasco dio una plática titulada Hechos y sucesos durante la Independencia en Autlán de la Grana, Jalisco, dentro del marco de las Fiestas Patrias. Al evento, que comenzó alrededor de las 10:10 hrs., asistieron unas 150 personas, la mayoría estudiantes de la EPRA y de la secundaria Autlán.
El acto inició con una plática del académico del CUCSur Jesús Medina, en la que explicó el contexto internacional en el que ocurrieron los grandes acontecimientos que desembocaron en la independencia de México, desde el descubrimiento de América por los europeos, la posterior Conquista y los movimientos de Independencia americanos.
Enseguida el maestro Boyzo desarrolló su tema, en un estilo sencillo y ágil, muy adecuado para los jóvenes que componían casi todo el auditorio. De esa manera esbozó la organización política de Autlán y su zona de influencia en el Virreinato, para enseguida hacer una semblanza de la participación en la guerra de Independencia de líderes regionales como Calixto Martínez, el primer levantado, Ignacio Sandoval y su esposa Josefa Contreras, Miguel el Lego Gallaga, Juan María Badillo y José Antonio Béjar, de los que explicó también sus incursiones en Autlán y la forma en que murieron o fueron capturados.
También dio datos específicos sobre la forma en que vivieron los autlenses en los años del movimiento independentista, como la construcción de la famosa muralla con su foso, de la que no se conoce la ubicación exacta y el lugar aproximado donde están sepultados los restos de los autlenses que murieron a causa de su participación en el bando insurgente.
Enseguida mencionó que con la Junta Patriótica se hará la petición formal al Ayuntamiento para que se coloque una placa en el centro de Autlán para recordar a los independentistas autlenses. Para esto puso el ejemplo de Cuautitlán, donde las autoridades municipales acordaron hace tiempo hacer lo propio con los insurgentes originarios de ese municipio.
Como despedida compartió el dato de la fecha en que se juró la Independencia en Autlán, el 21 de junio de 1821, describiendo también la ceremonia en la que se realizó. Invitó, por último, a los jóvenes a interesarse en conocer su pasado e historia, para reforzar su identidad y arraigo en el pueblo.
El ponente regaló a las escuelas que asistieron algunos ejemplares de un folleto de su autoría, en el que está basada la plática de esta mañana y contiene transcripciones de actas de la época.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Homenaje a los independentistas autlenses 2014



Esta mañana en el jardín Hidalgo, específicamente junto al monumento al cura de Dolores, se llevó a cabo por cuarto año consecutivo el homenaje al que convoca la secundaria Jesús Velázquez en honor a los habitantes de Autlán y la región que participaron en la guerra de Independencia. El acto comenzó a las 9:00 hrs. y tuvo una asistencia de unas 500 personas, la mayoría alumnos de primaria y secundaria.
El programa comenzó con honores a la Bandera, dirigidos por el profesor Moisés Tapia, con la banda de guerra y la escolta de la escuela convocante. Enseguida el profesor Juan Ramón Castillo, del mismo plantel, dio el discurso oficial, en el que habló sobre la importancia de la microhistoria para la identidad de los pueblos. Llamó a los jóvenes a interesarse en ella y a los mayores a "hacer eco" de la historia del pueblo, además de tener en cuenta las libertades civiles que se disfrutan en la actualidad, ubicándolas como consecuencia directa de la guerra de Independencia. Al final pronunció los nombres de los seis autlenses de los que está documentado que fallecieron por su participación en el bando insurgente, a lo que los asistentes contestaron con vivas a cada uno.
El historiador Carlos Boyzo, quien en los últimos años ha dado a conocer en distintas publicaciones los acontecimientos de la guerra de Independencia en las regiones de Jalisco, dio un mensaje donde celebró el interés por la preservación de la memoria y mencionó, como en cada uno de los cuatro años en que se ha celebrado este homenaje, la necesidad de tener en Autlán una placa que recuerde a estos autlenses independentistas. En esta ocasión, como en las anteriores, había autoridades municipales presentes, esperemos que esta vez sí le hagan caso. Al final, dio la primicia de la fecha en que fue jurada el acta de Independencia en Autlán, dato que dice haber localizado en un acta: el 21 de junio de 1821.
Enseguida el profesor Arnulfo Álvarez, director de la secundaria Jesús Velázquez, dio otro mensaje, en el que resaltó también la importancia de la microhistoria; además dijo que, aunque su escuela ha impulsado la organización de estos homenajes, no quiere que siga siendo la protagonista y pidió al Ayuntamiento que tome la estafeta. Veremos.
Como punto final se colocaron ofrendas florales en el monumento a Miguel Hidalgo, por parte de la primaria Paulino Navarro, la Junta Patriótica y la secundaria Jesús Velázquez. Antes de dar por terminado el evento, el historiador Boyzo regaló a las escuelas que asistieron algunos ejemplares del folleto titulado Hechos y Sucesos durante la Independencia en Autlán de la Grana, Jalisco.
Suscribimos la opinión de los señores Carlos Boyzo y Arnulfo Álvarez sobre la necesidad de un espacio dedicado a preservar la memoria de los independentistas autlenses, como una forma de conservar nuestra historia matria.

martes, 9 de septiembre de 2014

Rebeldías Musicales

Los Locos del Ritmo. Foto tomada de garagelatino.wordpress.com
La fecha más aceptada como la de nacimiento del rock es el 12 de abril de 1954, fecha en que Bill Haley y sus Cometas grabaron la canción Rock around the clock, en la legendaria disquera Decca. Este fue el primer éxito del nuevo ritmo derivado del blues, el que provocó por primera vez en la juventud de la posguerra ese clima de desenfreno y ansia de libertad tan temidos por los gobiernos conservadores de las siguientes décadas.
El rock no tardó mucho en llegar a México, aunque no en las versiones originales que se producían en los Estados Unidos e Inglaterra (había que esperar a que algún amigo trajera discos del extranjero o los comprara en alguna de las grandes tiendas, sobre todo de la capital), pero sí en unos covers producidos en el país por músicos locales que, si bien sonaban muy parecidos a los originales, llevaban letras en español compuestas para que cuadraran con la métrica y la rima pero casi nunca con la letra de la versión en inglés. El resultado era casi siempre una letra mucho más anodina, sin las famosas alusiones sexuales o contestatarias que solían aparecer en las composiciones de Chuck Berry o Little Richard, entre otros.
Sin embargo, la aceptación entre la juventud mexicana fue tan buena como la que tuvieron entre los públicos norteamericanos (el plural es una referencia a la segregación racial todavía vigente en ese tiempo). Los jóvenes mexicanos se "soltaban la greña" con Los Locos del Ritmo o Los Hooligans tanto como los gringos lo hacían con los artistas mencionados en el párrafo anterior.
La primera grabación de rock hecha (y compuesta) en México fue el disco Rock! de Los Locos del Ritmo, de 1960. Pero en esos años surgieron muchos más intérpretes: Los Black Jeans, Los Teen Tops, Los Rockin Devils, Los Apson Boys... todos con un éxito expresado de una manera tan ruidosa como nunca se había visto.
En este contexto nació en Autlán, en 1962, la radiodifusora Radio Costa, cuya señal cubría casi toda la región Costa Sur de Jalisco (cuenta la leyenda que la captaban incluso los buques que hacían la ruta de Manzanillo a la isla Socorro). A pesar de estar ubicada en una región provinciana, que apenas pocos años antes no tenía comunicación expedita con Guadalajara y el centro del país, al poco tiempo de su nacimiento la LD (como también se conoce a Radio Costa) ya programaba este incipiente rock mexicano.
La señora Teresa Vázquez, nacida en 1950, recuerda que entre los años 1964 y 1965 el programa Rebeldías Musicales, de la LD, era su favorito y el de sus amigas. Se transmitía todos los días a las 12 del mediodía, con una conducción dedicada a presentar las canciones, hacer los anuncios de los patrocinadores y hacer breves comentarios sobre los intérpretes. Pero se programaban las canciones de moda: Popotitos, Despeinada, Yo no soy un rebelde y otras, que habían sido grabadas muy poco tiempo antes.
Y los jóvenes autlenses lo disfrutaban: aunque en muy pocas casas del pueblo había teléfono, como para llamar a la radio, en los ratos de ocio se comentaban las canciones que se habían programado ese día en Rebeldías... y algo muy curioso: Teresa y su amiga Elena, quien trabajaba en frente de su casa, salían a gritarse una a la otra cuando empezaba alguna canción por la que tenían especial gusto.
La afición por la música de Rebeldías Musicales rivalizaba con los boleros rancheros de Javier Solís y las rancheras de José Alfredo, que también se programaban en Radio Costa. Sin lugar a dudas, Rebeldías Musicales fue el primer programa de la radio local dedicado al rock que, aunque sin programar las versiones originales en inglés, ya apuntaba hacia una variedad en la oferta musical y hacia un espacio dedicado a los jóvenes como público independiente, a una década del nacimiento oficial de este nuevo género musical.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Inventario de monumentos 22: Placa en homenaje a don Ernesto Medina Lima



En la esquina norte del portal Juárez fue develada el 13 de septiembre de 2008, dentro del programa de las Fiestas Patrias, una placa en honor a la memoria de don Ernesto Medina Lima, quien fuera cronista de Autlán desde 1989 hasta su muerte, acaecida en mayo de 2007.
La placa está fabricada en metal, en el tradicional fondo negro con letras doradas y contiene el siguiente texto:

EL H. AYUNTAMIENTO CONSTITUCIONAL DE AUTLÁN
2007-2009
Y LA JUNTA PATRIÓTICA
DENTRO DE LOS FESTEJOS CONMEMORATIVOS DEL CXCVIII
ANIVERSARIO DE LA GESTA HEROICA DE INDEPENDENCIA
Y PROMOVIENDO LOS VALORES REGIONALES Y LA IMPORTANCIA
DE LA HISTORIA DE NUESTRA PATRIA CHICA,
RINDEN HOMENAJE AL DISTINGUIDO AUTLENSE
"DON ERNESTO MEDINA LIMA"
(1917-2007)

CRONISTA, QUIEN LEGÓ A LAS GENERACIONES FUTURAS,
A TRAVÉS DE SUS CRÓNICAS, INOLVIDABLES PASAJES
DE LA VIDA Y ACONTECER DE NUESTRO PUEBLO.

AUTLÁN DE LA GRANA, JALISCO, 13 DE SEPTIEMBRE DE 2008

A casi seis años de su develación, la placa todavía luce en buen estado, solamente muestra decoloración del fondo negro. Su ubicación y tamaño hacen que sea muy sencillo observarla y leer completamente el texto. En la ceremonia de su develación, en la que participaron Pedro Vargas Ávalos, presidente de la Asociación de Cronistas Municipales de Jalisco, autoridades municipales y la familia de don Ernesto, se le impuso también el nombre de este cronista a la calle sobre la que se ubica el portal Juárez, desde el cruce con Álvaro Obregón hasta Venustiano Carranza. Sin embargo, este nombre casi nunca se utiliza, al no tener oficialmente ninguna finca su domicilio en esta calle (todas lo tienen en el portal Juárez o en el Hidalgo). De cualquier manera, la intención de reconocer de esta manera el legado de don Ernesto es muy buena.
Don Ernesto Medina Lima fue el cronista municipal de Autlán durante 18 años, en los que hizo una buena cantidad de publicaciones sobre la historia y la vida cotidiana del pueblo en diferentes épocas históricas. Una de estas publicaciones, el libro Crónicas de Autlán de la Grana, Jalisco, fue presentado en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara en el año 2000, siendo don Ernesto el primer autlense en presentar un libro en ese evento.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Un siglo de Fiestas Patrias

Programa de las Fiestas Patrias de 1915. Cortesía de don Javier Mardueño.

Publicado originalmente en Letra Fría.
En la semana que está terminando, que es además la primera del mes de septiembre, el señor Javier Mardueño dio a conocer en Facebook una copia del programa de Fiestas Patrias de Autlán del año de 1915. En un contexto de guerra civil, con el bandolero Pedro Zamora todavía rondando por la región y, presumiblemente con menos dinero que en la actualidad para la organización de festejos, el programa de aquel año incluye cuatro días de actividades, entre el 14 y el 17 de septiembre.
El primero y el último días las actividades fueron netamente recreativas, con sendos partidos de béisbol en “la explanada del Coajinque”, amenizados por la orquesta dirigida por el maestro Feliciano García, antecedente de la actual Banda Autlán de Jaime Gabino Gómez.
El día 15, además de las actividades ya mencionadas, hubo un programa cívico, desarrollado en el portal Juárez, con la participación de la orquesta y la pronunciación de discursos por las autoridades municipales, la recitación de un poema por un alumno de la escuela oficial, la lectura del Acta de Independencia, la ceremonia del Grito y la quema de fuegos artificiales.
Para el 16 las actividades comenzaron a las 6 de la mañana con el izamiento de la bandera, a las 10 hubo el tradicional desfile (llamado en el programa “procesión cívica”), desde la torrecilla del reloj hasta el teatro Orozco (ubicado en la calle Juárez, donde ahora hay una imprenta), un desfile de la guarnición militar de la plaza y un paseo por el jardín Francisco I. Madero, hoy jardín Constitución.
Con ese sencillo programa los autlenses de hace 99 años celebraron las Fiestas Patrias que, a pesar de las difíciles condiciones sociales y económicas que mencioné al principio, no dejaron de realizarse.
Imagen del desfile del 16 de septiembre de 1925.
En las Fiestas Patrias de 1998 (las mejores que yo recuerdo) el programa general de festejos se publicó en un folleto que incluía, además, un fragmento del poemaLa Suave Patria, de Ramón López Velarde, la letra del Himno Nacional y un texto donde el cronista Ernesto Medina Lima reseñaba las Fiestas Patrias en la historia de Autlán. En este texto se incluía una larga cita del doctor José María Casillas, donde describía las celebraciones del año 1921, ya en un contexto más pacífico y holgado que las de 1915:
"El 15 de septiembre se hizo la ceremonia del Grito en el portal Juárez. El 16 de septiembre de inició con la acostumbrada ceremonia de izar el pabellón nacional y, de repente... tiernos, potentes, arrebatadores, los acordes del Himno santo del mexicano, invadiendo el espacio, llenándolo, impregnándolo todo y penetrando hasta el mismo fondo de los corazones de los ciudadanos que conmovidos y regocijados, recordaron la gloriosa fecha.
El acento de la madre patria que cantó a nuestros oídos melodiosamente su canción eterna e inolvidable, nos lanzó a la vida en el día de la grandiosa añoranza. Y con los acordes angélicos, majestuoso y paulatino, desenvolvióse el pabellón patrio, el manto inmenso que nos cubre a todos los hermanos de esta tierra hija de Cuauhtémoc conservándonos unidos y siempre hijos suyos a pesar de las fiebres de pasiones y a pesar de las culpas de la sangre."
Además de lo que apunta el doctor Casillas, en ese año desfiló por primera vez la Sociedad Mutualista el día 16, se le impuso el nombre de Hidalgo a la calle del Corralón, hoy Constitución, hubo una matineé en el portal Juárez y una serenata en el jardín Francisco I. Madero.
El 27 de septiembre, según la misma crónica, no pasaba tan desapercibido como hoy. En 1921 se festejó con un desfile escolar que concluyó en la torrecilla del reloj, donde se descubrió una placa con la que se le impuso el nombre de 27 de Septiembre a la actual calle de Venustiano Carranza. Hubo además un desfile militar y uno de carros alegóricos, un homenaje a Antonio Borbón en la Biblioteca Pública y una ceremonia de Jura de la Bandera.
Esta fue la constante de las Fiestas Patrias durante el siglo XX, con actividades recreativas y cívicas. En las últimas décadas comenzaron a incluirse actividades “culturales”, como exposiciones, conferencias y conciertos de música formal. Las de 1998 fueron de las más completas en este sentido: ese año vinieron intelectuales como Antonio Alatorre y Wolfgang Vogt a impartir conferencias, se expuso arte huichol, hubo un ciclo de conferencias de historia regional y la exposición Iconografía personal de Agustín Yáñez
En los últimos años, por fin, comenzó a incluirse en el programa un homenaje a los habitantes de Autlán y la región que participaron en la guerra de Independencia.
En fin, como todas las actividades humanas, las Fiestas Patrias han evolucionado y se han modificado en Autlán constantemente.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Metafísica transparente

Despedida.


Esta noche en el Museo Regional se inauguró la exposición Metafísica transparente, del pintor jalisciense Manuel Sandoval. El acto comenzó a las 20:15 hrs. y tuvo una asistencia de apenas unas 30 personas.
Metafísica transparente está compuesta por 15 óleos sobre tela en formato grande, técnicamente impecables, incluso con algunas muestras de hiperrealismo. Los 15 cuadros forman un solo concepto (incluso hay personajes y otros elementos que se comparten en varias piezas) en el que se muestran los diferentes momentos de la vida (la muerte, la infancia, la juventud, la madurez), aunque ocurriendo en un mismo momento o espacio.
Manuel Sandoval tiene raíces autlenses, incluso vivió aquí en su primera infancia. En su carrera cuenta con un primer lugar en el Salón de Octubre de 2008 y una mención honorífica en la bienal Nómada, de Veracruz, en 2014 y más de 50 exposiciones, entre individuales y colectivas.
La exposición Metafísica Transparente permanecerá disponible en el Museo Regional hasta el 30 de septiembre.


viernes, 5 de septiembre de 2014

Lexicón autlense 11: Trigarante

Detalle de la bandera del Ejército Trigarante. Tomado de México Desconocido.

La palabra trigarante se utilizaba en Autlán como adjetivo, todavía hasta hace pocas décadas, para describir a una persona de porte imponente y elegante. Francisco Enríquez Lizaola en el glosario de su libro Color Grana, da para esta palabra el significado de "contento, feliz, alegre."
Ejemplos de su aplicación podrían ser "Te vi en el jardín y ni me saludaste, ibas muy trigarante" o "Venia muy trigarante." Su uso fue medianamente extendido entre las clases populares, aunque en nuestros días prácticamente ha desaparecido.
Esta palabra llegó al habla popular autlense seguramente en alusión al Ejército Trigarante, que hizo la entrada triunfal a la ciudad de México el 27 de septiembre de 1821, finalizando de esa forma la Guerra de Independencia. Y, como todos recordamos, se llamaba trigarante por defender tres garantías para la nueva nación: religión, independencia y unión.
Es probable que el uso que se le daba al adjetivo trigarante en Autlán fuera una reminiscencia de la euforia que se vivió en aquellos primeros años de vida independiente, atribuyéndosele los significados de majestuosidad y alegría que se relacionaban con el ejército comandado por Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero.

jueves, 4 de septiembre de 2014

José Vidal Arturo Ville Corona



Texto compartido por la señora Sylvia H. Corona.

Nació el 9 de mayo de 1961 en Guadalajara, Jalisco; es hijo de José Ville Fajardo y María Nunilo Corona Carlos de Godoy, que nació en la casa que es ahora Museo Regional de Autlán.
Guitarrista, maestro y comunicador. A la edad de cinco años empezó a tocar guitarra de manera autodidacta, y reveló sus dotes musicales al componer su primera melodía, Minut Banda. Su padre, al ver las inquietudes de Arturo, lo llevó a que tomara clases en la academia de guitarra de Guillermo Díaz Martin del Campo, donde recibió su instrucción básica. En su adolescencia compuso canciones populares que reafirmaron su vocación por el arte; decidido a ser guitarrista, se inscribió en la Escuela de Música de la Universidad de Guadalajara, donde tuvo como profesor de guitarra clásica a su tío Fernando Corona Flores.
Durante su formación académica tomó cursos de perfeccionamiento guitarrístico y musical con Manuel López Ramos, David Russell, Oscar Ghiglia, David Starobin y Benjamín Verdery, así como con el compositor John Duarte y el flautista y director de orquesta Kurt Redel, entre otros.
De 1981 a 1983 fue integrante del grupo Escalón, con el que grabó su primer disco, Hermano de la muerte, título de la canción que triunfó en el Festival Nacional de Canto Nuevo del canal 13 de la ciudad de México.
En 1983 fue miembro fundador de la Sociedad de Guitarra Clásica, que lo presentó en varios festivales como intérprete del genero clásico, y presidente de 1989 a 1990. También fue coordinador de música del Departamento de Bellas Artes del Gobierno de Jalisco.
En 1984 formó con la guitarrista mexicoamericana Jacqueline Henry el dúo Henry-Ville, que efectuó varias giras de conciertos por el país, algunas de ellas patrocinadas por la Secretaría de Educación Publica.
Ha tocado como solista con la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Guadalajara, ensambles de cámara y la Sinfónica de Guadalajara, y actuado en numerosos programas de radio y televisión en México y Estados Unidos.
Con el fin de completar su formación musical, en 1990 emigró a Estados Unidos, donde continuó su perfeccionamiento guitarrístico en la Universidad del Sur de California con los maestros William Kanengiser y James Smith. En esta misma institución, de manera colateral a sus estudios musicales, cursó la licenciatura en relaciones internacionales. Durante esta etapa, como parte de sus estudios, residió seis meses en Francia, donde asistió a la Sorbona de París.
De 1993 a 1995 Arturo fue coordinador de difusión del Instituto Cultural Mexicano de los Ángeles, dependiente del Consulado General de México.
En 2003 el dúo Henry-Ville grabó el disco From Renaissance to Latin-American folklore, y en 2004 Arutro grabó como solista sus composiciones del genero new age guitar con el seudónimo de Artvico.
Actualmente reside en Grants Pass, Oregon, donde alterna el concertismo con la enseñanza de español y guitarra clásica en el nivel medio superior, pues también es profesor certificado y máster en educación por la National University de Estados Unidos.

Arturo Ville Corona es un versátil artista jalisciense con profundas inquietudes culturales y sensibilidad interpretativa que transita por diferentes senderos buscando su realización en varios campos: la guitarra clásica y popular, la composición musical, la enseñanza, las relaciones internacionales y la investigación genealógica, de la que es un experto. Así conduce su vida y encamina su destino, siempre en busca de nuevos retos, oportunidades y experiencias. Es un personaje sui generis colmado de propósitos y especialidades, pues para Arturo todos sus objetivos son importantes.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Casa Morumbí



Publicado originalmente en Letra Fría.
La Casa Morumbí, inaugurada en su primera sede (Obregón #60) el 29 de agosto de 2008, es un centro cultural operado por las agrupaciones Amigos de los Viernes y Promotora Morumbí, en la que han realizado en diferentes temporadas diversos eventos artísticos y culturales, preferentemente musicales. En abril de 2011 se mudó a su actual sede en Abasolo #85.
Siempre de manera gratuita (a excepción de los dos eventos a beneficio de la Cruz Roja que ahí se han organizado), los autlenses hemos podido conocer en la casa la producción de artistas e intérpretes regionales, desde Sandy Rodríguez hasta Armando Páez, pasando por Emmanuel Velázquez, el Grupo Experimental de la Escuela de Artes municipal o el grupo de rock Flanger pero también de artistas consagrados como Pancho Madrigal, Alfredo Saras, Luis Manuel el de la Paloma y Alberto Escobar, entre muchos otros.
También en la Casa Morumbí han presentado libros Pancho Madrigal (Vihuelero y otros cuentos) y Moisés González Urista (toda su obra), se han realizado homenajes al Grupo Coral Autlán y al mariachi Rosales y, en alguna ocasión, se tuvieron a la venta libros del Fondo de Cultura Económica y artesanías producidas en la región.
Financiado por particulares, la Casa Morumbí ha funcionado de manera intermitente en estos seis años, con temporadas largas sin actividad. Sin embargo, es de agradecer el esfuerzo de sus organizadores para animar la actividad cultural en Autlán en un ambiente de bohemia y cordialidad, como una versión local de las famosas peñas tapatías que florecieron en las décadas pasadas.
Ojalá podamos celebrar muchos aniversarios más de la Casa Morumbí.

martes, 2 de septiembre de 2014

Artes y oficios 9: Ricardo Zorrero, pintor


Ricardo Zorrero es pintor de caballete, trabajo que realiza a la par del de técnico de sonido de autos. Su interés por la pintura nació gracias al famoso programa televisivo de Bob Ross, en el que pintaba en vivo cuadros con diferentes temas. Así Ricardo comenzó a practicar y a aficionarse por la pintura.
Especializado en la técnica de óleo sobre tela, en sus trabajos utiliza los materiales propios de ésta, como pinceles, lienzos, bastidores y, por supuesto, pinturas al óleo. Hace aproximadamente quince años hizo sus primeros cuadros todavía sin intención de venderlos, pero comenzó a llevárselos a su taller de sonido de autos para darles los últimos detalles y su clientela comenzó a interesarse por ellos, con lo que logró las primeras ventas. Poco después comenzó a trabajar por encargo y llegó a tener algunos cuadros a consignación en una mueblería.
Ante la dificultad para conseguir en Autlán los materiales para pintar de manera profesional, dejó esta actividad durante unos ocho años. Ya en 2008 descubrió que acababa de abrir una tienda especializada en artículos para pintores (Gon Mart), lo que lo animó a retomar la pintura. Precisamente en esta tienda surgió la idea, con Ricardo y otros pintores, de realizar las exposiciones en los portales del centro los domingos en la mañana, con la idea de acercar el arte de la pintura al público. Estas exposiciones le dieron un impulso a su renaciente carrera porque más gente pudo conocer su obra y su manera de trabajar.

La media pila.

Actualmente Ricardo Zorrero trabaja por encargo (principalmente paisajes del pueblo, bodegones con pitayas y temas similares, para los que ya tiene clientes constantes) pero también realiza obras de inspiración propia, siendo su género favorito el surrealismo, porque le permite expresar libremente sus ideas y sentimientos. Se declara admirador de la obra de pintores autlenses como Luis Javier Rubio y Gabriel Lima.
Sobre la situación del mercado del arte de la pintura en Autlán, Ricardo opina que es todavía muy poca la gente que la conoce y está dispuesta a pagar lo que vale. Aunque no existe competencia entre los pintores del pueblo porque cada uno tiene a su clientela y su estilo propio, sí tienen una fuerte competencia con la pintura comercial, como los trípticos que se consiguen en tiendas de artesanías, por lo barato que son.
La falta de público es una de las principales desventajas de los pintores autlenses, junto con la carencia de espacios de exposición dignos. Esta carencia es una de las formas en que se manifiesta el poco interés de las autoridades culturales (municipales y universitarias) por impulsar el arte de la pintura en el pueblo.

Colgando del infinito.

Una de las formas en que se puede motivar a los pintores a mejorar y aumentar el interés de los niños y jóvenes por esta arte, según Ricardo, sería la organización de concursos de pintura a nivel regional, como el desaparecido premio Tradición Taurina, que se celebraba en Carnaval. Otra forma sería revivir los concursos de dibujo que había en las escuelas primarias. Según su opinión la falta de espacios de exposición y el desconocimiento de la gente forman un círculo vicioso que difícilmente se romperá sin la intervención decidida de las autoridades.
No cree que el oficio de pintor mejore en cuanto a demanda y difusión en el futuro a corto plazo a menos que mejoren antes las condiciones de promoción que mencionamos antes. Por lo pronto seguirá trabajando con los trazos y los colores tratando siempre de mejorar y, cada que tenga tiempo, saldrá a exponer los domingos por la mañana a los portales del centro.

lunes, 1 de septiembre de 2014

El huracán Lily en Autlán

Imagen de satélite del huracán Lily. Wikimedia Commons.
El 1 de septiembre de 1971 amanecía lluvioso en Autlán. Aunque ya se sabía que había un huracán en la Costa, no había las alertas que hay ahora, en las que con mucha anticipación y exactitud se puede saber cuándo y dónde azotará un meteoro.
Así que la familia Tovar Montes se levantó ese día como cualquier otro en su casa de la sección L de la colonia Guadalupe. Desayunaban cocido mientras veían por debajo de la puerta cómo el famoso charco que se forma siempre en la esquina de las calles de Santos Degollado y Francisco Zarco crecía más rápido de lo normal, aunque no le dieron mucha importancia. Fue hasta que abrieron la ventana para ver hacia la calle cuando se dieron cuenta que la Santos Degollado ya era parte del arroyo El Coajinque, que se había ensanchado tanto que la otra orilla llegaba hasta los llanos donde ahora se asientan las colonias Echeverría y Camichines (no existía la cuadra sur de Santos Degollado).
Largaron en la mesa los platos de cocido y abandonaron inmediatamente la casa, solo con lo puesto. Los hermanos se organizaron para ayudar a salir a los vecinos de la sección L, familias de trabajadores del Ingenio Melchor Ocampo, cuyas casas ya tenían una inundación de un medio metro de altura.
Todas las casas del lado sur de la colonia se inundaron, perdiendo sus habitantes prácticamente todas sus pertenencias. Al terminar de desalojar la sección L de la colonia Fernando, uno de los hermanos Tovar, acudió a la Presidencia al llamado que hacían las autoridades militares para formar brigadas de rescate que ayudarían a desalojar sus casas a quienes vivían en la zona de Los Ranchos, al sureste del pueblo.
Sin más herramienta que una soga, la brigada de Fernando acudió a rescatar personas al rancho El Terronal, sobre el camino viejo a Ahuacapán, que se había convertido en un río. Ahí utilizaron la única técnica de rescate que se les enseñó en ese momento:  lanzar un extremo de la soga hacia el otro lado del río, donde los habitantes tendrían que atraparla para atarla en donde pudieran y usarla como apoyo para cruzar el río.
De esa manera rescataron a Tomasa, del rancho El Terronal, quien recién había parido a su primer hijo, a quien sacaron de una manera peculiar: envuelto en una sábana, uno de cuyos extremos era sostenido con los dientes por Fernando y el otro por su compañero, de la misma manera (las manos las tenían ocupadas en sostenerse de la soga y en sujetar a Tomasa), llegando a la orilla sin más novedad que el dolor en los dedos por la fuerza de la corriente y lo áspero de la soga.
La misma técnica utilizaron en otros ranchos de la zona, de donde pudieron rescatar a todas las personas que aceptaron desalojar sus propiedades. Solamente en la colonia Ejidal no pudieron entrar, por la profundidad de la inundación y porque sus habitantes ya se habían refugiado en el cerro cercano.
La llegada de Lily a Autlán significó la primera gran inundación de la era moderna en Autlán. Causó daños estructurales en casas, pérdida de menaje de casa y de otros objetos, aunque ninguna pérdida humana. Provocó también que se pensara en profundizar y ensanchar el cauce de El Coajinque, obra que se realizó tiempo después y ayudó a evitar más inundaciones similares, hasta la llegada del huracán Jova en 2011.


Trayectoria del huracán Lily. Tomado de puertovallarta.net.

Basado en el relato de Fernando Tovar Montes.