viernes, 26 de abril de 2013

Subasta de pintura en el Museo Regional



Esta noche en el salón de usos múltiples del Museo Regional se realizó una subasta de pintura, organizada por la jefatura de Arte y Cultura y operada por la empresa Integradora de Arte de Occidente. En la subasta,   que fue llevada por el martillero Paco de la Peña, participaron 29 pintores autlenses y 7 de renombre internacional, con un total de 82 cuadros.
El evento fue anunciado para comenzar a las 20:00 hrs., aunque desde un buen rato antes ya había algunas personas observando las obras expuestas. En el salón se podía ver una amplia variedad de estilos, géneros, técnicas y temas. Aunque hubo una sección de paisajes y algunos bodegones, estos géneros no fueron mayoría, hubo también bastante presencia de propuestas de vanguardia.


Lo que más llamó la atención desde el principio fueron los cuadros de artistas invitados: piezas de Alejandro Colunga, José Luis Cuevas, Ismael Vargas, Mario Martín del Campo, Javier Arévalo, Alfredo Zalce y el bocatto di cardinale (Paco de la Peña dixit): el Canto 26 del Paraíso de la serie Divina Comedia, de Salvador Dalí, que traía un precio de salida de $19,000.00.
Después de las ocho, era notorio el nerviosismo entre los organizadores y los pintores que estaban presentes, por las altas expectativas que generó la copiosa participación de los artistas y el temor de que el público no fuera a responder con la misma intensidad. Las dudas prevalecieron mientras el martillero cantaba los cuatro primeros cuadros, que se retiraron sin postor. Fue el quinto cuadro el que inauguró la puja; se trató de Caballo blanco, de Ismael Carrizales, que fue vendido en mil pesos.
Durante la subasta se vendieron siete cuadros más: Belén y Tres rostros, de José Luis Cuevas, Pastel de Mario Alegría, Arte de venta de Santiago Morán, La última tarde en Santorini de Eugenia Vargas, Olvidé mis Converse rojos de Graciela García y Cosas de la abuela de Magali Hernández, aunque después de terminar algunos compradores se acercaron a preguntar por algún cuadro.
Aunque la puja no fue tan copiosa, la opinión general de los organizadores fue de que el resultado fue bueno, tratándose de la primera subasta de este tipo en muchos años. Además, los asistentes tuvimos el extra de escuchar a Paco de la Peña que, con sus descripciones y explicaciones al presentar cada uno de los cuadros, permite al público aprender mucho de arte.


martes, 23 de abril de 2013

Celebración del Día Mundial del Libro 2013 en Autlán



En el foro al aire libre de la Alameda de Autlán, hoy se celebró el Día Mundial del Libro con una lectura colectiva en voz alta de la novela Orgullo y Prejuicio, de la autora británica Jane Austen. La celebración, organizada por la jefatura de Arte y Cultura del Ayuntamiento en coordinación con la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, comenzó a las 9:00 hrs. con la participación de los regidores.
A lo largo de ocho horas desfilaron frente a los dos micrófonos dispuestos en el foro alrededor de 160 personas, entre funcionarios del Ayuntamiento y la Universidad, representantes de organizaciones y empresas, alumnos de escuelas de todos los niveles y público en general. Previo registro, los lectores subían a ocupar una silla en el foro, donde esperaban su turno para leer por algunos minutos un pasaje de la obra seleccionada para este año. Al terminar su participación, cada persona recibió un original presente por parte del Ayuntamiento, consistente en una hoja de opalina con la impresión de un poema de un autor autlense (a mí me tocó La colecta, de Francisco Díaz Corona).
Así, tanto los que leen fluido como los que apenas están aprendiendo a hacerlo, los que tienen voz agradable y los que tenemos voz aburrida, unos de manera forzada y otros sinceramente, los autlenses rendimos un sencillo homenaje al libro de la mejor forma que existe: leyéndolo.

lunes, 22 de abril de 2013

Visita a los petroglifos del Cerro Colorado y Chiquihuitlán

La mañana de hoy pude acompañar al personal del Museo Regional, a la regidora de Cultura del Ayuntamiento y al arqueólogo de El Colegio de Michoacán, Rodrigo Esparza, a visitar los petroglifos que se encuentran en el Cerro Colorado y en el ejido de Chiquihuitlán, dentro del municipio de Autlán.
El recorrido comenzó poco después de las 11:00 hrs. en el Cerro Colorado, entrando por el barrio de Las Bateas y siguiendo el camino rústico que sube hasta la cima. A un par de kilómetros de comenzar el ascenso, muy cerca del camino al lado izquierdo, está una piedra basáltica de forma plana, de unos cinco metros de largo por dos de ancho, cubierta en buena parte con espirales grabadas, cada una con una anchura promedio de 25 cms. Más o menos la mitad de la piedra presenta daños graves, presumiblemente por acción de los elementos naturales, por lo que los grabados que pudiera haber en esa parte de la piedra se han perdido.
El arqueólogo Esparza explicó que los grabados de círculos y espirales suelen corresponder a señalamientos de lugares donde había agua, por lo que se podría presumir que estaría relacionada con el relativamente cercano arroyo de La Caja. Buscando en los alrededores encontró algunas piedras con muestras de haber sido trabajadas para fabricar herramientas, como cuchillos o raederas, por lo que también sugirió que este lugar, donde abundan las piedras de distintos tamaños, pudiera haber sido un taller.

Dos imágenes de la piedra del Cerro Colorado.


Después de una hora de llegar al Cerro Colorado partimos rumbo al ejido de Chiquihuitlán. Poco antes de llegar a la comunidad de ese nombre tomamos la desviación a la derecha, que corre paralela al arroyo de El Cajete. Aproximadamente dos kilómetros camino arriba, justo donde inicia otra desviación que baja al arroyo, descendimos para ver una piedra grabada que se encuentra casi en su lecho. Tiene forma alargada y plana, de unos seis metros de largo por uno y medio de ancho, y presenta dos líneas en zigzag grabadas a todo lo largo y un rudimentario personaje grabado al lado de las líneas. En la parte superior de la piedra hay vestigios de otra figura grabada, aunque con un estado tan avanzado de deterioro que es imposible distinguirla con claridad. La piedra aparece quebrada en las partes superior e inferior, por lo que, de existir más grabados en esas partes, ahora se han perdido.
El arqueólogo Esparza se mostró sorprendido por las líneas en zigzag, dijo no haber visto figuras similares en otros lugares de Jalisco. Sobre eso y el personaje que aparece grabado, dijo que es posible que sirvieran para marcar un lugar donde se realizaban ceremonias o rituales, debido a que los grabados antropomorfos suelen representar a chamanes o sacerdotes.

Dos imágenes de la piedra Chiquihuitlán 1.



Volviendo al camino principal y caminando otro par de kilómetros hacia arriba, llegamos a la última piedra que visitamos hoy, que se encuentra justo a la orilla del camino. De forma ovoide, mide más o menos un metro de altura por uno y medio de largo y está llena de grabados en forma de círculos concéntricos, sin un orden aparente pero todavía en regular estado de conservación, lo que los hace fácilmente visibles. El arqueólogo opinó que posiblemente fuera también un indicador de la cercanía de cuerpos de agua (la piedra está a unos veinte metros del lecho del arroyo) o de manantiales.

Dos imágenes de la piedra Chiquihuitlán 2.



Sobre los tres sitios visitados hoy, Esparza tomó datos de ubicación y características y sugirió que podrían datar de alrededor del siglo V d. C., a juzgar por el desgaste de los grabados y el estado general de las piedras. Recomendó a las autoridades municipales, por medio de la regidora y de la directora del Museo Regional, que se registren estos tres sitios ante la oficina del INAH Jalisco para que se incluyan en la base de datos de sitios arqueológicos del Estado y puedan ser protegidos legalmente en el futuro.

domingo, 21 de abril de 2013

Sobre los deterioros del kiosco del jardín Constitución



El actual kiosco del jardín Constitución, el tercero que tenemos los autlenses en ese lugar, es una construcción relativamente reciente; data apenas de 1984. El primer kiosco de este jardín se inauguró en las Fiestas Patrias de 1910, con una alta y elegante arquería y herrería de estilo morisco. Fue sustituido en 1960 por uno "modernista", con un techo con bordes en zigzag, que recordaba a los autlenses de hace dos o tres generaciones a una tortilla dura. Existen versiones de que la sustitución se debió a que algún funcionario municipal le "regaló" el kiosco original a un funcionario federal de muy altos vuelos, para que lo colocara en su rancho, allá en el municipio de Juchitlán.
En estos primeros kioscos es donde se daban las tradicionales serenatas de la Banda Autlán los domingos y donde sucedieron acontecimientos históricos como el mensaje comunicado al pueblo de Autlán por don Ernesto Medina Lima informando sobre la declaración de guerra del gobierno mexicano al Eje Berlín-Roma-Tokio en la II Guerra Mundial.


Ya en 1984 se puso en funcionamiento el actual kiosco, mucho más sencillo que los anteriores y que de unos cinco años para acá ha sido gravemente afectado por la falta de mantenimiento y el uso como sede del "macronacimiento" que se instala ahí cada mes de diciembre. Es por eso que podemos ver boquetes en las láminas del techo, que se quitan cada año para el nacimiento (y además se vuelven a colocar mal), manchas de pegamento y pintura en la base y en el suelo que lo rodea y pérdida de piezas de metal, como el arpa que lo coronaba y algunos de los adornos que rodeaban el borde del techo. Para colmo, últimamente han dado en quitarle tres de las secciones del barandal, para permitir que ahí se realicen audiciones musicales (como si fuera el único lugar para esas actividades).
Si este kiosco no era muy atractivo por su monumentalidad o belleza, ahora lo es mucho menos por las pésimas condiciones en que se encuentra.



miércoles, 17 de abril de 2013

La leyenda de El Coajinque

El Coajinque hacia el poniente.


Don Fidel ya se había acostumbrado a recorrer de noche el camino entre Autlán y la hacienda de Ahuacapán, a donde se iba en la mañana a trabajar. Eran los primeros años 1920, ya con Pedro Zamora fuera de combate pero con Autlán y la región todavía sumidos en un clima de desconfianza y calma tensa.
Esa noche, despejada pero sin luna, a don Fidel se le había hecho más tarde que de costumbre. Ya eran como las 10 cuando pasó junto a las ruinas de la hacienda de El Terronal, donde actualmente están las ladrilleras, para llegar un cuarto de hora después a la orilla del arroyo de El Coajinque, sin más novedad que unas intensas ganas de mear, que no tanteó aguantar hasta que llegara a su casa. Por eso, mejor se apeó del caballo al llegar a la mitad del lecho del arroyo, más o menos a la altura de donde ahora está el puente de la colonia Ejidal. El delicado placer de desahogar sus entrañas fue interrumpido por una terrible visión: a unos metros de él estaba el cadáver de una mujer desnuda, empalado en el suelo con una estaca de mezquite.
Lo peor es que lo que le tocó ver a don Fidel no era nada nuevo. Desde hacía algunos años en Autlán se habían dado ya varios casos de mujeres asesinadas mediante empalamiento en diferentes puntos del arroyo, teniendo en común (además de la forma de morir) el ejercer el oficio de la prostitución. Estos empalamientos eran solamente la continuación de una serie de asesinatos, violaciones y demás crímenes que se cometían desde poco después de la Conquista en El Coajinque.
Para terminar con esta situación, los autlenses de la época colonial habían decidido recurrir a la justicia divina. En una fecha desconocida, pero anterior a la Independencia, los frailes franciscanos del lugar, con la intención de evitar que el Coajinque siguiera sirviendo como refugio para delincuentes, enterraron en tres puntos secretos de su cauce un igual número de cruces de metal, con la maldición de que, mientras no fueran desenterraran todas, el Coajinque no podría tener un caudal de agua constante.
Es por eso que ahora rara vez podemos ver al emblemático arroyo con agua y, cuando sucede, es nada más por unos pocos días después de una lluvia abundante. Sin embargo, es posible que falte poco para que esta maldición quede sin efecto porque, según la leyenda, ya se han descubierto dos de las cruces y solamente faltaría desenterrar la tercera para que Autlán sea cruzado por un arroyo de cauce permanente.

El Coajinque hacia el oriente.



Para escribir esta leyenda usé los relatos que me fueron contados por las señoras Graciela Michel y Teresa Vázquez. Es muy posible que no coincida exactamente con la versión que el lector conozca, pero la variedad de versiones es una de las principales características de las historias que se transmiten de forma oral.
Las dos fotos que ilustran esta entrada fueron tomadas desde el ahora demolido puentecito de la calle González Bocanegra el mismo día y a la misma hora.

martes, 16 de abril de 2013

Próxima subasta de arte en Autlán

Paco de la Peña en una subasta. Foto de zacatecasonline.com.mx

La jefatura de Arte y Cultura del Ayuntamiento de Autlán acaba de anunciar la realización de una subasta de arte plástico, que se realizará en el salón de usos múltiples del Museo Regional el próximo viernes 26 de abril a las 8 de la noche.
La subasta será operada por la empresa Integradora de Arte de Occidente, presidida por el artista plástico y promotor cultural Paco de la Peña, quien también estará fungiendo como martillero, actividad en la que está considerado como el mejor de Jalisco. Como artista, Paco de la Peña ha expuesto su obra en México, Estados Unidos y Europa desde hace 40 años, ganando premios y reconocimientos como el primer lugar en el concurso nacional La Letra Impresa y una mención honorífica en el Salón de Octubre de Guadalajara. Como promotor cultural, fue director del Museo Regional de Guadalajara de 2009 a 2012 y presidió la corresponsalía Guadalajara del Seminario de Cultura Mexicana entre 2010 y 2012, entre otras actividades.
Los organizadores convocaron a participar en esta subasta a los artistas plásticos de Autlán y la región, estando hasta ahora inscritos solamente pintores locales. Cada uno podrá presentar un máximo de tres obras, indicando el precio de salida de cada una. Además, Integradora de Arte de Guadalajara traerá también obra de artistas mexicanos de nivel nacional e internacional para ser subastada.
Los artistas interesados en participar pueden comunicarse a la jefatura de Arte y Cultura en el teléfono 317-382-2991 o personalmente en la Casa de la Cultura.

PD: La obra que traerá a subastar la empresa podría ser de los pintores Alfredo Zalce, Rufino Tamayo, Rafael Coronel, Alfonso López Monreal, Alejandro Colunga, José Luis Cuevas, Javier Arévalo, Ismael Vargas, Mario Martín del Campo, José Esteban Martínez, José Fors, Lucía Maya, Francisco Toledo y Raúl Anguiano, dependiendo de la cantidad de obra de pintores regionales que se inscriba.
Los pintores interesados en inscribirse tienen como fecha límite el viernes 19 de abril a las 8 de la noche.

lunes, 15 de abril de 2013

Patrimonio histórico municipal

Antigua pensión ubicada en la calle de Escobedo.


Publicado originalmente en Letra Fría.
Según la tradición, corroborada en su libro Autlán por el historiador Rubén Villaseñor Bordes, el barrio de Los Arquitos, al norte de Autlán, le debe su nombre a una pequeña arcada que servía para que el acueducto que desde el siglo XVIII traía agua desde Ayutita librara una ligera hondonada que había al llegar a las primeras casas del pueblo. Al usar la gente esa arcada como punto de referencia para orientarse, poco a poco fue llamándose así al barrio completo.
Esos arquitos sobrevivieron más de 200 años a la urbanización, modernización y aumento de población de ese rumbo, hasta que hace unas pocas semanas fueron eliminados para comenzar a construir en el terreno donde permanecían abandonados. Así, en unas horas se eliminó un vestigio histórico que debió haber sido muy valioso para los autlenses, si por lo menos lo hubiéramos conocido.
La suerte de estos arquitos no fue más que un capítulo más en la larga novela de la pérdida del patrimonio histórico de Autlán, que se ha ido acelerando en las últimas décadas. Otros capítulos notables han sido la desaparición de la aún añorada torrecilla del reloj, del hotel Valencia y el abandono de la finca que un tiempo albergó al Centro Cultural Autlán, entre otros.
Pero la novela está lejos de acabar. Enseguida enlisto tres de los que podrían ser los próximos capítulos (el orden puede variar):
  • El antiguo acueducto: Aunque los arquitos ya desaparecieron, algunos tramos del acueducto del que formaban parte (repito, con más de 200 años de edad, lo que los hace más viejos que casi cualquier otra construcción de Autlán) aún están en pie y en buen estado de conservación. Sin embargo, todos están en propiedad privada y no tienen ninguna protección legal, por lo que en cualquier momento pueden desaparecer.
  • Las pinturas antiguas de la parroquia del Divino Salvador: En el curato de la parroquia hay cuatro pinturas, entre ellas dos de las mejores de Atanasio Monroy, una Crucifixión y una Sagrada Familia, ambas de un alto valor artístico. También están otros dos cuadros, una Resurrección fechada en 1779 y una Virgen con el niño de 1849, las dos con severos daños en el lienzo y la pintura y con necesidad urgente de restauración.
  • La Casa Universitaria: Construida en los años 80 del siglo XIX y adquirida en 1996 por la Universidad de Guadalajara, fue restaurada en esa fecha y funcionó desde entonces, aunque de manera intermitente, como un centro cultural, precisamente cuando Autlán contaba con muchos menos espacios para esa actividad que ahora. Sin embargo, desde entonces no recibió el adecuado mantenimiento, por lo que las filtraciones del agua de lluvia y los temblores de tierra le han provocado los daños estructurales que ahora la mantienen cerrada y en espera de una fuerte inversión para volver a dejarla en funcionamiento.
Así podría mencionar más ejemplos de cómo Autlán se irá quedando cada vez con menos construcciones de valor histórico, gracias a la ignorancia, apatía y molicie de las diferentes administraciones municipales pero también de la mayoría de los autlenses. Apresurémonos a tomarles fotos para que las puedan conocer las próximas generaciones.

domingo, 14 de abril de 2013

La inapetencia de Pedro




La inapetencia de Pedro es una recopilación de treinta cuentos del autor autlense por adopción (nació en el estado de Veracruz) Alfredo Tomás Ortega Ojeda publicado por la Universidad de Guadalajara.
Aquí, Ortega recurre a una acidez kafkiana para describir algunos de los elementos de la vida contemporánea en la ciudad: lo mismo describe un lote baldío (El solitario del baldío) que narra la odisea de realizar un trámite burocrático (Cita en el seguro) o imagina una avanzadísma mutualidad de pordioseros (Mendimátic).
La prosa de Alfredo Ortega viene a aportar una novedad a la literatura que se hace en el pueblo, alejándose del costumbrismo, la crónica y el entorno y lenguaje locales y acercándose al sarcasmo y la parodia, criticando actitudes y situaciones comunes en nuestra sociedad. No es gratuito el apodo de mirón social que le puso Dante Medina, quien presentó este libro en la FIL 2008.
La portada de La Inapetencia... está hecha con la pintura Los Dados de Pancho Madrigal.



Ficha técnica:
Autor: ORTEGA Ojeda, Alfredo Tomás
Título: La inapetencia de Pedro
Primera edición
Editorial: Universidad de Guadalajara
2008
162 pp.
Puede conseguirse en cualquiera de los expendios de libros que hay en Autlán.

miércoles, 10 de abril de 2013

CulturAutlán en el II Concurso de Blogs de Promoción del Español y la Cultura en Español


Un grupo de instituciones relacionadas con la academia y la difusión cultural, entre las que se encuentran la Universidad de Alcalá, el Instituto Cervantes y Google, abrieron el pasado 3 de abril la convocatoria para participar en la segunda edición de su Concurso de Blogs de Promoción del Español y la Cultura en Español, con el objetivo de promover el buen uso del idioma y "su difusión cultural entre los internautas".
Este concurso está dividido en tres categorías: "Mejor blog joven", "Mejor blog de enseñanza del español" y "Mejor blog de difusión de la cultura en español". En esta última decidimos inscribir a CulturAutlán. El ganador de cada categoría será determinado por un jurado compuesto por los escritores Carmen Posadas (Uruguay) y Martín Caparrós (Argentina), los académicos Francisco Moreno Fernández (Cuba) y Magdalena Vinent (España) y el periodista español José Antonio Vera. Ellos tomarán en cuenta, para obtener al ganador de la categoría de difusión de la cultura en español, la implicación del blog con respecto a la actualidad cultural, la corrección lingüística, su diseño y navegabilidad y la implicación del autor en el proyecto, determinado mediante la frecuencia de publicaciones y su participación en las secciones de comentarios. Creemos que CulturAutlán "se defiende" en estos aspectos y esperamos hacer un buen papel en este concurso.
Además, en este certamen se premiará al blog más votado por los internautas. Para apoyarnos con su voto, solamente se debe seguir esta liga, presionar el botón Votar y proporcionar un par de datos de identificación. Gracias de antemano por su ayuda.

lunes, 8 de abril de 2013

El acueducto de Ayutita y los Arquitos

Los ahora desaparecidos arquitos. Foto de José Solórzano.

En sus Crónicas de Autlán de la Grana don Ernesto Medina Lima nos cuenta los trabajos que los autlenses de siglos pasados hicieron para abastecerse de agua durante todo el año, ante la ausencia de fuentes importantes dentro del pueblo. Uno de los trabajos de más envergadura, tanto por su importancia como obra de ingeniería como por la gran inversión que necesitó, fue el acueducto que traía el agua desde el arroyo de Ayutita.

El mismo terreno, ya sin arcos.

Este acueducto, siempre según don Ernesto, se empezó a construir desde el siglo XVIII, incluso con apoyo de la autoridad real, quedando en funciones en el año de 1787. Con el uso y la falta de mantenimiento, este primer acueducto tuvo que ser reemplazado, esta vez por uno financiado por el benefactor Antonio Borbón, que quedó terminado en los años 50 del siglo XIX. Hay que recordar que para entonces, las casas autlenses tenían que abrir pozos para sacar agua del subsuelo o comprarla con aguadores, no existía una red de agua potable ni algo que se le pareciera. Con este acueducto, que llevaba el agua a distintos puntos de Autlán, como la Media Pila o la pila del Agua Fría, el abasto de agua para los habitantes del pueblo mejoró bastante.
Fue tal la importancia de esta obra hidráulica, que quedó grabada en la cultura popular en forma de nombres de barrios: además de los de la Media Pila o el Agua Fría, esta forma de traer agua a Autlán le dejó su nombre a uno de los barrios más tradicionales del pueblo, el barrio de Los Arquitos. Y es que, al llegar el acueducto a lo que hoy es el norte de Autlán, tenía que pasar por una ligera hondonada, que hubiera atorado el flujo del agua, que bajaba desde Ayutita por gravedad. Para solucionar esto, los ingenieros construyeron unos arcos para que sobre ellos pasara el canal con el agua. Así, al usarlos la gente como referencia, fueron imponiéndole su nombre a este barrio.
Estos arquitos, que pueden verse en la primera foto de esta entrada, sobrevivieron por muchos años en el terreno que con el tiempo vino a quedar casi en la esquina de las calles de Lázaro Cárdenas y Capaya. Esa foto fue lograda hace pocos años por nuestro amigo José Solórzano. Antes de llegar a los arcos, el agua pasaba por un tanque de almacenamiento, que hasta hace unos treinta años todavía tenía agua limpia, que era usada incluso por los niños del barrio para bañarse.

El primer tanque.

Esta mañana visité junto con José los restos de esta importante obra, solamente para encontrarnos con la triste noticia de que los arcos fueron borrados hace un par de semanas por la maquinaria que está trabajando en ese terreno, al parecer con la intención de urbanizarlo. El terreno fue aplanado, ya desapareció la hondonada y con ella los arcos y una importantísima parte de la historia de Autlán.
Contiguo a este terreno hay otro, donde tiene su vivienda don Donato Rodríguez, quien amablemente nos habló sobre lo que queda del acueducto. Él dice tener cuarenta años viviendo aquí y que, cuando llegó, el agua todavía corría por el canal y era aprovechable. Con el tiempo y el desconocimiento de su importancia, el canal ha ido cortándose en diferentes puntos y desde hace muchos años el agua ya no llega hasta aquí.
Don Donato también nos mostró algunas particularidades de estas ruinas. Nos enseñó, por ejemplo, el pedazo de la placa de cemento que aún sobrevive en el tanque de almacenamiento y donde se puede leer lo siguiente (se respeta la grafía original): "... que isieron este tanque que es para sus amigos-se acabo el 4 de enero 1949 la targia de la agua se acabo 1727. que mando acer la Sra Josefa bivo (?) Miguel chico y Moisés Fierro-que lo aprecia. VIVA Aleman." Al leer esta placa, cuya foto aparece abajo, se puede conocer la fecha en que se construyó el tanque, quiénes lo mandaron hacer y, lo más interesante, que se reconoce el año de 1727 como el año en que quedó terminado el acueducto, o targia. Además, claro, un viva para el presidente Miguel Alemán.
La placa del primer tanque.

Unos metros hacia el norte, siguiendo las ruinas del acueducto, llegamos a otro tanque, éste un poco más pequeño y, aparentemente, todavía utilizable. De construcción tan recia como el anterior, en una de sus esquinas tiene una inscripción sobre el cemento con la leyenda "M. C. C. 1967", que podría ser su fecha de construcción. Y, si en 1967 (hace apenas 46 años), se decidió construir un tanque como este, es porque todavía se seguía utilizando el agua de Ayutita por este acueducto.

El segundo tanque.

Inscripción en el segundo tanque.

El canal, o lo que queda de él, sigue hacia el norte sirviendo como línea divisoria del actual fraccionamiento Castellón y las fincas que están sobre la calle Capaya y el camino a Ayutita. Al llegar al límite de este fraccionamiento se puede ver que el acueducto sigue todavía hacia el norte; queda pendiente una excursión para seguirlo y descubrir hasta dónde llega.

El acueducto, hacia el norte.

Los históricos arcos ya no existen, quedaron dentro de una propiedad privada y nadie le podía impedir a los dueños hacer con ellos lo que quisieran. Sin embargo, queda la idea de que pudo intentarse algo para preservarlos o, por lo menos, hacer saber a los autlenses su importancia como reliquias históricas. Si no se hizo con los arcos, que era lo que más huella dejó en la cultura del pueblo, deberíamos hacerlo con lo que queda de esta obra, que tanto costó a nuestros antepasados y que tan injustamente hemos olvidado.


sábado, 6 de abril de 2013

Romancero de la Vía Dolorosa



Esta noche, en un escenario que se montó afuera de la Presidencia Municipal, el grupo de teatro Los de Ayutla y sus vecinos presentó la obra Romancero de la Vía Dolorosa, una adaptación libre para teatro del poemario del mismo título del escritor tapatío Fray Asinello. La representación comenzó a las 20:30 hrs. y fue presenciada por unas 100 personas.
Esta versión del Romancero no es, como lo aclaró al iniciar el director del grupo, una representación de la pasión de Cristo como las que se ven comunmente en estas fechas. Aquí se intenta trasladar los padecimientos de Cristo en sus últimas horas a nuestra cotidianidad, comparando los diferentes momentos del Viacrucis con problemas de la vida moderna.
La escenografía de esta obra es sencillísima, con tablas y trozos de madera y otros pocos elementos se logra recrear el escenario básico donde se desarrolla la obra: al fondo se simula un paredón de fusilamiento y el resto del escenario se utiliza como el camino que recorre el personaje principal.
La obra está dividida en 14 estaciones, que corresponden a las etapas tradicionales del Viacrucis y a los poemas del Romancero de Fray Asinello. Además, cada una de las etapas está dedicada a una forma diferente del sufrimiento humano, como la pena de muerte, los crímenes de odio, el hambre o la tortura. Al iniciar cada etapa, los narradores, que están fuera de la escena, mencionan datos sobre alguna de estas formas de sufrimiento, para dar paso a que los actores la representen. Los diálogos que ocurren en cada estación están basados en el Romancero original, aunque los actores no están caracterizados como habitantes de Palestina en tiempos del Nuevo Testamento, sino con uniformes militares los que serían romanos, ropa hecha jirones en el caso de Jesús y ropa de luto en el del resto de los personajes.
A pesar de no ser un grupo profesional, los actores hacen un trabajo bastante creíble, llegando incluso a emocionar al público con su interpretación, no se perciben los nervios ni la actuación plana tan común en los grupos de teatro escolares o aficionados. La obra en general resulta conmovedora y transgresora.
Los de Ayutla y sus vecinos están en plena gira por los municipios de la región presentando este Romancero; en los próximos días estarán en Unión de Tula, Tonaya y El Grullo.

viernes, 5 de abril de 2013

El Arte Compartido

Nadie es culpable, de Pedro Amador.

Esta noche se inauguró la exposición El Arte Compartido, del taller de pintura dirigido por Pedro Amador, montada en el salón de usos múltiples del Museo Regional. A la inauguración, que comenzó a las 20:15 hrs., asistieron unas 50 personas.
En total son 31 los cuadros que componen la muestra, presentados por seis pintores: Pedro Amador, el director del taller, Jesús Valle, Martha Beatriz Medina Vera, Fanny Michel Vázquez, Carolina Arreola Díaz y Micar Quirarte. La gran mayoría están hechos con la técnica de óleo sobre tela, aunque hay unos pocos con otras técnicas o con aplicaciones de otros materiales. Aunque la exposición no tiene un tema específico, cada pintor presenta piezas de una temática muy definida: destacan, por ejemplo, los retratos de Mizar Quirarte y Martha Medina y los paisajes y bodegones con frutas regionales de Jesús Valle.

Retratos de Martha Medina.


Cuadros de Jesús Valle.

La marca general de la exposición es el buen dominio del dibujo y de la técnica en general de todos los expositores, muchos de ellos con varios años de experiencia. Este taller trabaja desde 2010, los pintores que componen esta muestra han estado en el grupo desde su inicio, aunque la mayoría ya tiene experiencia previa, incluyendo otras exposiciones colectivas.
La exposición El Arte Compartido estará disponible hasta el 25 de abril, en los horarios habituales.


miércoles, 3 de abril de 2013

5 años



Fue el 3 de abril de 2008 cuando, ante la carencia de un sitio web dedicado exclusivamente a difundir la cultura de nuestro querido Autlán, Miriam y yo decidimos crear este blog con la consigna de ofrecer información confiable y con calidad, aunque sin la pretensión de hacer periodismo, profesión en la que ninguno de los dos tenemos formación.
Así, hoy hace cinco años nos lanzamos a aprovechar las ventajas del Internet para desde aquí escribir sobre Autlán, reseñando eventos artísticos, recomendando libros, recordando efemérides, describiendo lugares y personajes significativos, opinando sobre la actividad cultural en el pueblo, entre otros temas, sin otra finalidad que ayudar a que los autlenses y otras personas interesadas los conozcan.
A media década de distancia, quienes formamos este equipo estamos contentos con el trabajo que hemos realizado y con sus resultados (trabajo que además hemos disfrutado mucho), esperamos que nuestros lectores opinen igual. A todos los que han colaborado con nosotros, nos han leído, han estado de acuerdo o se han enojado con nuestras opiniones y nos han hecho comentarios por cualquier medio, solo les podemos decir que les estamos muy agradecidos; la existencia de este blog no se explicaría sin ustedes.