martes, 17 de marzo de 2015

Red Latinoamericana declara la región Manantlán-Cabo Corrientes área de importancia para la conservación de murciélagos


Por Lorena Medina
Foto de Ignacio Íñiguez

La propuesta fue de un investigador del CUCSur.

A finales de 2013, el doctor Luis Ignacio Iñiguez Dávalos, profesor-investigador del Departamento de Ecología y Recursos Naturales del Centro Universitario de la Costa Sur, especialista en ecología y conservación de fauna silvestre (en particular murciélagos), comenzó a trabajar en una iniciativa que sería propuesta a la Red Latinoamericana para la Conservación de Murciélagos (RELCOM) a fin de que la región que comprende desde la Sierra de Manantlán hasta Cabo Corrientes fuera declarada como Área de Importancia para la Conservación de Murciélagos (AICOM). Recientemente dicha Red aprobó la incorporación de las primeras 30 AICOMs de México, en la que incluye a Manantlán-Cabo Corrientes.
Esta es una excelente noticia porque implica un reconocimiento a la diversidad biológica y el valor ecológico de este grupo de mamíferos en la región y resalta la necesidad de promover su conservación. La declaratoria facilitará la realización de más trabajo en conjunto entre investigadores locales y nacionales, así como con diversas instancias gubernamentales y no gubernamentales, como el Programa de Conservación de Murciélagos Mexicanos (PCMM), declaró Iñiguez Dávalos.
Agregó que el área consiste en una franja alargada que se extiende aproximadamente 200 km en dirección sureste-noroeste y abarca parte de los estados de Jalisco y Colima. En ese territorio están representadas siete familias de murciélagos, con un total de 70 especies, que representan el 51% de las especies de México. Siete de ellas corresponden a especies endémicas a México o al occidente de México. Según la NOM-SEMARNAT-059-2010, se encuentran una especie en peligro de extinción, tres amenazadas y tres bajo protección especial.
Una vez declarada como área de importancia por la RELCOM se iniciarán distintas acciones de conservación de la especie, por lo que se deberá trabajar con campañas de educación ambiental con temas de importancia en la conservación de los murciélagos; en particular, es necesario destacar su papel como polinizadores y dispersores de semillas (destaca el caso de la polinización del pitayo, Stenocereus queretaroensis, una cactácea columnar de importancia económica por la producción de sus frutos), la importancia de conservar los corredores para las migraciones altitudinales y el alto valor de la región de Cerro Grande para los murciélagos cavernícolas del occidente de México.
Respecto a la investigación, es necesario complementar el trabajo de inventario y evaluación poblacional en las zonas de la AICOM que no están dentro de las áreas protegidas. En el caso de Cerro Grande se debe completar la relación de cuevas y sus murciélagos. Los procesos ecológicos en los que participan los murciélagos también deben estar en la agenda de investigación de la región. La dinámica de movimientos altitudinales también debe ser estudiada.
Finalmente, Iñiguez Dávalos comentó que a partir de este reconocimiento internacional, el siguiente paso es establecer contacto con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) para lograr su reconocimiento federal y estatal junto con las demás áreas declaradas AICOMs, en un esfuerzo colaborativo de varios investigadores del país.
Cabe hacer mención que en Jalisco, además del área Manantlán-Cabo Corrientes la RELCOM declaró como AICOMs a la región de Bolaños y la región Chamela-Cuixmala.
Publicar un comentario en la entrada