martes, 13 de septiembre de 2016

Transplante del descendiente del Árbol de la Noche Triste


Esta mañana en la glorieta del cruce de la avenida Independencia Nacional y el libramiento se llevó a cabo una sencilla ceremonia para solemnizar el transplante, en el centro de esa glorieta, de un ahuehuete que sería el descendiente número doce del famoso Árbol de la Noche Triste. La ceremonia comenzó a las 10:30 hrs. y reunió a unas 100 personas, entre funcionarios municipales, Junta Patriótica, estudiantes, comunidad universitaria y público en general.
El acto fue encabezado por el presidente municipal y algunos regidores del Ayuntamiento de Autlán. La regidora Irma Rodríguez comenzó la ceremonia con un mensaje donde relató el episodio de la expulsión de los españoles de Tenochtitlan después de la matanza ordenada por Pedro de Alvarado durante una celebración religiosa y que desembocaría en el legendario momento de la Noche Triste, con Hernán Cortés llorando bajo un ahuehuete, ya en las afueras de la capital mexica. Mencionó también el origen del árbol que se plantó hoy, donado al municipio por el general Genaro Robles Casillas, autlense, a quien a su vez le fue donado por el Ayuntamiento de Dolores Hidalgo, Guanajuato, donde se encuentra también un ahuehuete descendiente del de la Noche Triste, llevado hasta ese lugar desde la ciudad de México.
Enseguida, representantes de las agencias y delegaciones del municipio pusieron un puñado de tierra en el cajete del árbol, en el siguiente orden: Tecomatán, La Tuna, El Chacalito, Rincón de Luisa, El Jalocote, San Francisco de Arriba, La Aldaba, Ahuacapán, El Corcovado, Mezquitán, Lagunillas y La Yerbabuena.
El presidente municipal, Fabricio Corona, tomó la palabra para agradecer al general Robles Casillas la donación del árbol, del que dijo que "va a significar mucho para las próximas generaciones".
Por último, después de la ejecución de una diana por parte de la banda de guerra de la secundaria Manuel López Cotilla, los regidores y funcionarios del Ayuntamiento colocaron el resto de la tierra para terminar la plantación del ahuehuete.

Regidores y funcionarios del Ayuntamiento.

Con esto el municipio de Autlán adquiere también la responsabilidad de mantener en buen estado este árbol, que podría convertirse en emblema del municipio. Ojalá que, siguiendo este ejemplo, se colocaran árboles de tamaño monumental y de especies locales en el resto de las glorietas de ingreso al pueblo.
Publicar un comentario en la entrada