viernes, 3 de febrero de 2017

La música en el Carnaval a través del tiempo. Tercera parte.

La orquesta de Mariano Mercerón en 1961. Foto del blog SUTM-SUTME.

Clic aquí para leer la segunda parte.


“Oiga usted, cómo suena la clave
Mire usted, cómo suena el bongó,
Dígame si las maracas tienen
El ritmo que nos mueve el corazón”.
Fragmento de La Cumbancha, de Agustín Lara

Segunda etapa (1950-1985): Como los locales acostumbrados ya habían quedado chicos, un grupo de emprendedores autlenses tuvo la iniciativa de construir uno nuevo: el Casino Autlense, inaugurado en el Carnaval de 1955. En él, sobre una pista de baile hecha de ladrillo “de listón”, los autlenses bailaron los ritmos afroantillanos que se pusieron tan en boga a mediados del siglo XX: danzones, mambos, guarachas, cha cha cha, guaguancó y otros, ejecutados magistralmente, según los bailadores de esa época con los que pude platicar, por grandes orquestas como la de Horacio Colorado Naranjo, de Colima, que dominó la escena carnavalera autlense por un par de décadas, la de Carlos Campos o la de Mariano Mercerón. Hay quien recuerda también un gran baile de Carnaval en el que se presentó Dámaso Pérez Prado, el Rey del Mambo, en la segunda mitad de la década de 1960.
En cuanto a grupos de la región estaban los Piratas, fundado por don Mauricio Castillo, “el Was”, y los Seven Brothers de los hermanos González de Unión de Tula, quienes tocaban cumbias y otros géneros tropicales en los bailes del Casino pero también en los recibimientos de la Mutualista, el salón Palacio y en un local grande que había frente a la parroquia del Divino Salvador, por la calle de Margarito González Rubio, ya en la década de 1970. En esta época ya era común que vinieran a Autlán grupos y orquestas de otros lugares del país, quienes animaban el ambiente y enriquecían la oferta y calidad musical de las fiestas, con un sonido logrado a base de metales, percusiones, cuerdas y voces y amplificado con equipos electrónicos.
Entre los grupos musicales habituales en los Carnavales de los años 1970s ya se incluían los de música “romántica”, influidos por la onda chicana y precursores de la música grupera posterior, como Los Muecas, Los Babys y otros originarios de la región, quienes se presentaban sobre todo en los recibimientos.

En esta década había otra forma, hoy desaparecida, de disfrutar de la música en el Carnaval: durante el toro de once trabajaban bandas “de las de Zacatecas”, de saxofón, trompeta, tarolas y tambora, así como mariachis, que tocaban para quien los contratara dentro de la plaza. Estas bandas trabajaban también en lugares públicos, como el kiosco o el portal Hidalgo afuera del hotel Valencia, donde tocaban piezas musicales a quien lo solicitara, mismas que eran pagadas al final de cada tanda. Sones, corridos y otros géneros populares eran su repertorio.
Publicar un comentario en la entrada