lunes, 1 de mayo de 2017

Cosas de papeles viejos 15: "Si este libro se perdiese..."


Los libros viejos, esos que han permanecido en una familia o con un propietario por varias décadas, suelen esconder entre sus páginas, además de lo que el autor puso en ellos, algunos vestigios de su paso por las manos y los años. Y no todo se reduce a las manchas de mole que menciona Benito Taibo: podemos hallar en ellos volantes publicitarios, boletos de camión, recados y anotaciones, algunas de ellas bastante curiosas de leer a la distancia.
Es el caso de una advertencia que encontré en el libro Alma de la Patria. Libro tercero de lectura, de la profesora Manuela Contreras de Carballo y publicado por la editorial Herrero en 1922. Su propietaria, que seguramente era una alumna de educación básica, dejó este mensaje para quien encontrara su libro, en caso de perderse, caso no muy improbable teniendo en cuenta que lo utilizaba en el salón de clases:

"Si este libro se perdiese como como (sic) suele suceder suplico al que se lo haye (sic) me lo sepa devolver y que se acuerde del séptimo mandamiento el séptimo no hurtarás por si no supiese mi nombre aquí se lo voy a escribir
Ma. Soledad Rojas Ponce"

Aunque le hacen falta los signos de puntuación, la caligrafía puede verse bastante cuidada. Quién sabe si Soledad tuvo ese libro consigo durante toda su vida.
Publicar un comentario